El mejor momento para meditar y practicar Yoga

Sadhguru indaga sobre la mejor hora del día para hacer tus prácticas de yoga, y explica que esto depende de hacia qué estés trabajando.
¿Cuál es el mejor momento para hacer yoga?
 

I: Sadhguru, ¿cuál es el significado de hacer ciertas prácticas antes del amanecer o después del atardecer?

Sadhguru: Prácticas como Surya Namaskar y Shiva Namaskar deben ocurrir en estos momentos de transición, en la zona crepuscular entre la noche y el día. Durante los Sandhya Kalas, alrededor del amanecer y el atardecer, todo está en un estado de flujo. Si practicas en ese momento, tu capacidad de trascender las limitaciones es mejor porque tus energías vitales están en un estado de flujo. Ese es un aspecto de ello.

¿Hace calor? ¡No es el mejor momento!

Otro aspecto es que todas estas prácticas generan una cierta cantidad de ushna. No existe un equivalente para la palabra «ushna» en inglés, pero normalmente se traduce como «calor». El calor, no en términos de temperatura, sino como uno de los tres aspectos, ─los otros son sheeta y pitta─ que controlan varias funciones en el sistema humano. Si tienes un exceso de ushna, o en otras palabras, si tu samat prana es alto, sientes que tu cuerpo está caliente, pero si tomas la temperatura, está normal. Ushna no es como tener fiebre, es un calor experiencial.

Debido a que el yoga evolucionó en climas tropicales en la India, siempre dijimos que todas las prácticas yóguicas deben realizarse antes de las 8:30 de la mañana o después de las 4:00 o 4:30 de la tarde.

El samat prana o samana vayu se encarga de mantener el calor del cuerpo. Un yogui siempre quiere mantener el cuerpo ligeramente en el lado más caliente porque el calor también indica intensidad y dinamismo. Si el cuerpo se enfría por debajo de cierto punto, crea inercia en el sistema. Casi todas las prácticas están diseñadas para llevarte a un plano un tanto más elevado del  que la gente normalmente vive. Un plano más alto no significa un nivel más alto de metabolismo. Si el metabolismo se vuelve alto, te agotarás físicamente.

Cuando tus energías estén en un plano más elevado, tu cuerpo funcionará a un ritmo más fácil. Podemos demostrártelo en cuestión de tres a seis semanas. Si haces ciertas prácticas y llevas tus energías a un cierto nivel, tus factores fisiológicos se asentarám y avanzarán a un ritmo más fácil. Cuando tus energías están bajas, tu cuerpo tiende a ir a un ritmo más alto para mantener el proceso de vida en marcha, lo cual agotará el sistema. Si tus funciones corporales van a cierta velocidad, tu mente se volverá loca, y sobre todo, reducirá la duración de tu vida.


Somos conscientes de que hacer prácticas elevará el ushna en el sistema. Si la temperatura exterior es alta y el ushna se eleva más allá de cierto punto, causará daño celular. Por eso las prácticas de yoga deben hacerse siempre en las horas más frescas del día. Entre el día y la noche, hay una transición que reduce la fricción dentro del sistema, y por lo tanto, las prácticas generarán menos ushna. Debido a que el yoga evolucionó en climas tropicales en la India, siempre dijimos que todas las prácticas yóguicas deben realizarse antes de las 8:30 de la mañana o después de las 4:00 o 4:30 de la tarde.

Tiempos de transición en el Yoga y la Meditación​


Con las prácticas yóguicas, estás tratando de remodelarte a ti mismo. Puede que tengas una gran admiración y respeto por tus padres, pero no quieres acabar de la forma en que ellos te hicieron, o tal y como ellos son.  Quieres ser algo diferente o algo más. Si solo te remodelas psicológica y emocionalmente, en algún momento de tu vida, recaerás. Hay muchas personas que, cuando tenían 18 años, dijeron «¡De ninguna manera!», y se rebelaron contra sus padres, pero para el momento en que tienen 45 años, caminan, se sientan, hablan y se comportan como ellos, porque los cambios mentales solo llegarán hasta ahí.

Si quieres ser un ser del futuro, es necesario remoldear los fundamentos de quien eres. Eso es lo que estamos tratando de hacer con las prácticas yóguicas; queremos remoldearnos en algo completamente diferente.

Los cambios de actitud no durarán. Después de algún tiempo, a medida que las situaciones de la vida cambian y te vuelves menos consciente, recaerás. Si dices que eres como eres porque tu padre era así o porque está en tus genes, estás diciendo que eres una criatura del pasado. Si quieres ser un ser del futuro, es necesario remoldear los fundamentos de quien eres. Eso es lo que estamos tratando de hacer con las prácticas yóguicas; queremos remoldearnos en algo completamente diferente.

El mejor momento del día para hacer esto es siempre el sandhya cuando las energías del planeta están pasando por una cierta transición y la fricción dentro del sistema se reduce enormemente, lo que permite que el remoldado ocurra más fácilmente. Hay otros aspectos, pero estas son las dos razones fundamentales por las que el yoga se practica por la mañana y por la tarde.

Brahma Muhurta: El mejor momento para el progreso espiritual​

Si estás buscando un progreso espiritual dramático, debes hacer tus prácticas yóguicas antes del amanecer, lo que normalmente significa empezar las prácticas en el Brahma Muhurta, que es el último cuarto de la noche, entre las 3:30 a.m. y las 5:30 o 6:00 a.m., o cualquiera que sea la hora del amanecer. En ese momento, hay un cierto proceso del que serás naturalmente consciente si haces tus prácticas de una cierta manera. Si estás haciendo yogasanas, una vez que tu biología se ajusta a la del planeta, cada mañana, te despertarás por ti solo entre las 3:20 y las 3:40.

El Brahma Muhurta es el mejor momento para hacer prácticas si quieres trascender tu naturaleza física o conocer dimensiones a las que nos referimos como espirituales.

Esto no es una confesión, pero se supone que es una cuestión de orgullo para mí... cuando era un niño pequeño, e incluso cuando crecí un poco más, no podía despertarme por la mañana, pasara lo que pasara. Se necesitaba una hora de esfuerzo de todos los miembros de la familia para despertarme. Después de un tiempo, dejaron de llamarme porque de todas formas me quedé dormido durante toda la llamada. Como el zarandeo tampoco funcionaba, me hacían sentarme, me sentaba y me dormía de nuevo.

Luego me sacaban de la cama. Mi madre ponía pasta de dientes en el cepillo y me la daba. Me lo metía en la boca y me dormía. Después de lavarme los dientes, me decía: «Báñate antes de ir a la escuela». Iba al baño, me sentaba allí y me dormía. Una vez que estaba despierto, no podías detenerme, pero despertarme era otra cosa. Si nadie me despertaba, dormiría hasta el mediodía. Solo cuando tenía mucha hambre, me despertaba, de lo contrario, nada más me despertaba.

Empecé a practicar yoga a la edad de 11 años, y después de unos 12 a 18 meses, empezó a suceder, y ha sido así desde entonces, que cuando me despierto por primera vez y compruebo la hora, siempre es justo antes de las 3:40. Puedo elegir entre levantarme o acostarme de nuevo dependiendo de la hora en que me acosté, pero todos los días, sin importar en qué zona horaria me encuentre, al menos por un momento, estoy despierto a esa hora, porque una vez que haces ciertas cosas con tu sistema, tu biología está en sincronía con la biología del planeta. 3:40 no es un tiempo que se le ocurrió a alguien; hay algo dentro del sistema humano que está conectado al planeta y te hará despertar.

El Brahma Muhurta es el mejor momento para hacer prácticas si quieres trascender tu naturaleza física o conocer dimensiones a las que nos referimos como espirituales. Pero si lo que buscas es solo salud física, entonces el kala sandhya alrededor del amanecer es el mejor momento para hacer prácticas.