El propósito del Karma Yoga en el camino del buscador

Sadhguru analiza por qué la acción puede ser necesaria en cierta etapa del crecimiento de un sadhaka, y cómo la elección que tenemos es dominar o servir con la acción.
The Purpose of Karma Yoga in the Seeker’s Journey
 

P: Sadhguru, ¿cómo voy más allá de la acción o el karma yoga? Personalmente, no tengo ningún impulso de hacer nada. Me siento como a la deriva hacia un estado de no hacer.

Sadhguru: Cuando una persona ha hecho de la realidad suprema la meta en su vida, la acción se vuelve irrelevante. Una vez que la acción no tiene sentido, cualquier tipo de imagen de sí mismo no tiene gran importancia; pero, ahora mismo, en el estado en el que te encuentras, todavía hay una necesidad de acción. Aún no has llegado a un punto en el que hayas trascendido la acción. Tú no eres capaz de estar sin acción. Así que, realiza el tipo de acción que crees que es mejor ahora mismo y haz lo que sea necesario para la situación.

Un hombre que no conoce la acción —acción real e intensa— nunca podrá pasar a la inacción. Si lo intentas, la inacción solo se convertirá en letargo. Las personas que siempre descansan en su vida deben ser expertas en el descanso, pero esa no es la verdad. La gente que nunca ha estado en el fuego no conocerá el frescor del agua. La gente que solo ha vivido su vida a medias, sosegadamente, nunca puede conocer lo opuesto. Por lo tanto, la actividad intensa, al menos por un tiempo, puede ser útil para que tus energías alcancen un punto de ebullición y se mantengan en movimiento. Entonces, transformarlas en algo más es muy fácil. Ese es todo el propósito del karma o la acción. Un sadhaka elige la acción por esta razón. Vamos a realizar acción de todos modos. Pero tenemos la elección de realizar el tipo de acción de Adolf Hitler o de Mahatma Gandhi. Eso es todo lo que hay. De todos modos tenemos que realizar acción, así que hagámosla de todo corazón y elijamos la forma de la acción.

Dominar o servir: ¿cuál es tu elección?

¿Quieres dominar el mundo o quieres servir al mundo? En definitiva, esa es la elección. Normalmente, todos quieren dominar el mundo. Es solo que, debido a que la mayoría de las personas son poco entusiastas, ¡solo son capaces de gobernar a su familia! Pero lo que realmente quieren es dominar el mundo. No tienen la capacidad o la intensidad para hacerlo. De lo contrario, serían un Hitler en potencia.

Entonces, la elección es dominar o servir. Elige el tipo de acción que crees que es la más armoniosa y la más cercana a la divinidad y a la realización. A cada momento, hazla con tremenda intensidad, sin darle un solo momento de descanso. Entonces, llegará un día en que la acción ya no sea necesaria. Si realmente quieres conocer este asunto del «no hacer», primero debes descubrir qué es el hacer. Tú todavía no has hecho eso. En cada momento de vigilia e incluso en mi sueño, prosigo incesantemente este trabajo de ofrecerme, física y mentalmente. Es solo a partir de eso, que ha sucedido todo esto en mi vida. Se ha vuelto tan poderoso simplemente porque no significa nada para mí, pero estoy en ello veinticuatro horas. Esto tiene una clase de poder diferente. Ese es todo el propósito del sacrificio. Es solo a partir de eso, que algo más sucede —tanto adentro como afuera— que nunca puede ser puesto en palabras.

Un hombre que no conoce la acción —acción real e intensa— nunca podrá pasar a la inacción. Si lo intentas, la inacción solo se convertirá en letargo.

Así es como se crea todo individuo poderoso en este mundo. Esta es la ciencia de crear un ser verdaderamente poderoso. Esto no es poder para dominar. Este no es un poder que se pueda quitar en cualquier momento. Nadie puede quitártelo porque, donde sea que te pongan, eso es lo que haces. Si quieres dominar, tienes que sentarte en el asiento. Si alguien te quita del asiento, te sentirás miserable. Esto no es así. Dondequiera que te pongan —cielo o infierno— tú solo haces tu trabajo. Esto te libera del fruto de la acción. Una vez que eres liberado del fruto de la acción, la acción sucederá por sí misma. No tienes que dejar de trabajar para ser liberado de la acción. Simplemente se disolverá, se derretirá y desaparecerá. Una vez que la expectativa del fruto de la acción se elimina por completo de tu vida, la acción ocurre por sí misma. No tienes que hacer nada al respecto.

«No hay trabajo, no hay comida»

En uno de los monasterios Zen, había un viejo Maestro que tenía más de ochenta años. Todos los días, trabajaba arduamente en los jardines. En los monasterios Zen, la jardinería es una de las partes más importantes de la sadhana. Día tras día, la gente pasa tiempo en el jardín. Este Maestro había estado haciendo esto durante años. Ahora, tenía más de ochenta años y se había vuelto débil, pero no se detuvo. Todo el día, trabajaba en el jardín. Muchas veces sus discípulos trataron de disuadirlo; «Deja de trabajar, todos estamos aquí, lo haremos nosotros». Pero él simplemente seguía haciendo lo que podía. Su capacidad para trabajar físicamente podría haber disminuido, pero la intensidad no lo había hecho.

Si huyes y te sientas en la montaña, no te volverás libre. Tiene que ser trabajado. Esta es la manera de trabajarlo.

Entonces, un día los discípulos se llevaron sus herramientas y las escondieron en algún lugar, ya que él solo trabajaba con estas herramientas. Ese día, él no comió. Al día siguiente, otra vez no había herramientas, así que no comió. El tercer día también, sin herramientas; él no comió. Para entonces se asustaron, «¡Oh! Debido a que escondimos las herramientas, él está enojado. No está comiendo». Una vez más, volvieron a colocar las herramientas en su lugar habitual. En el cuarto día, trabajó y comió. Luego, en la noche, dio su enseñanza: «No hay trabajo, no hay comida», y se fue y murió. Ese fue el último día. Los cuatro días de ayuno fueron demasiado para él; pero el último día que trabajó, comió, luego dejó su cuerpo, y simplemente dio esta enseñanza: «No hay trabajo, no hay comida». Para este tipo de hombre, la acción es así. Infierno, cielo o tierra, dondequiera que lo pongan, él será el mismo. Una vez que eres así, eres liberado de la situación externa.

Con solo cerrar los ojos, no serás liberado. En el momento en que los abras, todo volverá y te alcanzará. Si huyes y te sientas en la montaña, no te volverás libre. Tiene que ser trabajado. Esta es la manera de trabajarlo.

Nota del editor: Extraído de «Mystic's Musings» («Cavilaciones del místico»). No para los débiles de corazón, este libro nos guía hábilmente con respuestas sobre la realidad que trascienden nuestros miedos, angustias, esperanzas y luchas. Sadhguru nos mantiene tambaleándonos al borde de la lógica y nos cautiva con sus respuestas a preguntas relacionadas con la vida, la muerte, el renacimiento, el sufrimiento, el karma y el viaje del ser. Descarga la muestra en pdf o compra el libro electrónico.(Solo disponible en inglés).