Rompe tus hábitos, vive conscientemente

¿Nos siguen los hábitos que se forman en la cuna hasta la tumba? Aunque un hábito puede parecer útil, hace que uno viva partes de la vida de manera inconsciente. Sadhguru ahonda en la naturaleza de los patrones, el karma y el proceso espiritual.
Breaking Your Habits – Living Consciously
 

P: Dicen que los hábitos son difíciles de eliminar. ¿Mueren las cualidades que desarrollas en la cuna solo cuando tú mueres?

Sadhguru: Veamos esto desde una perspectiva diferente. Un hábito se forma, en esencia, porque trae una cierta comodidad a tu vida: hace que ciertas partes de tu vida sean automáticas. No tienes que pensar o considerar nada acerca de ellas. Puedes hacerlas así como así.

Naturalmente, como parte de su mecanismo de defensa, un ser humano forma algunos hábitos porque, a diferencia de otros animales, no hemos venido con muchos de nuestros rasgos fijos. Para otros animales, la mayoría de sus rasgos están fijos. Notas solo una pequeña diferencia entre un perro y otro, entre un gato y otro. Tienen su personalidad individual, pero la mayoría de sus rasgos están fijos. Para nosotros, muy poco está fijo. Casi todo está totalmente abierto para un ser humano. Debido a esto, cuando eres niño, intentas formar un patrón de defensa dentro de ti donde tratas de crear tus propios patrones.

Líbrate de los patrones

Todo niño crea ciertos hábitos en aras de la supervivencia. Eso es instinto de supervivencia. Con estos patrones, puede funcionar con alguna comodidad. Eso es muy relevante para un niño. Sin embargo, por lo general, los niños se libran de estos patrones a medida que crecen, dependiendo del nivel de exposición y consciencia que creas alrededor de ellos. Ya sea por exposición o con la educación, las personas cambiarán. Las personas cambian tan drásticamente: se van por tres años y regresan, y los padres ya no pueden reconocer a sus hijos. Todo en ellos ha cambiado debido a un nivel diferente de exposición.

Si una persona toma un camino espiritual, todos sus hábitos caerán, porque no hay tal cosa como un buen y un mal hábito.

Son aquellos que son temerosos y están constantemente absortos en la autopreservación quienes no pueden dejar sus viejos hábitos fácilmente. Aquellos que buscan emoción, vida, aventura: ellos dejarán sus hábitos muy fácilmente, porque están siempre remodelando sus vidas de cualquier manera que sea necesaria para las situaciones en las que existen en el momento.

Sobre todo, si una persona toma un camino espiritual, todos sus hábitos caerán, porque no hay tal cosa como un buen y un mal hábito. Todos los hábitos son malos. Puede que sean instrumentos de supervivencia en una cierta etapa de tu vida; pero, una vez que has crecido, no deberías tener ningún hábito, bueno o malo, porque un hábito significa que estás aprendiendo a conducir tu vida inconscientemente. Eso puede parecer seguro, pero te niega la vida de tantas maneras diferentes.

Los hábitos y el karma

La espiritualidad es la herramienta fundamental para romper todos los patrones inconscientes que tenemos dentro de nosotros. A lo que nos referimos como «karma» tambien es justo esto. Karma significa que, inconscientemente, estás creando patrones para ti mismo; no solo sobre tu comportamiento, sino sobre la manera en que te sucede la vida. Si las personas examinan sus vidas, la misma forma en que ocurren las situaciones, la forma en que llegan las oportunidades, la forma en que conocen a personas, todo esto sucede en ciertos tipos de patrones. Esto es simplemente por el tipo de patrones kármicos que has creado.

El hábito es una pequeña manifestación del patrón kármico. Tomas una cierta información y creas un patrón a partir de ella. Eso se convierte en tu hábito. Un proceso espiritual significa que no quieres que nada suceda de manera inconsciente dentro de ti. Conducir tu vida inconscientemente no es una manera inteligente de vivir. Ya sea que adquieras el hábito en la cuna o en el vientre de tu madre o incluso antes de eso, no importa. Si estás buscando la evolución, si estás buscando la liberación o mukti, tienes que romper todos tus patrones: no los buenos ni los malos, sino todos. No tienes que esperar hasta la tumba. La tumba tampoco rompe todos los patrones.

Incluso si vas al cementerio, incluso si queman tu cuerpo, tus patrones no se romperán. Eso es lo que significa karma. Va más allá de eso, porque, al perder tu cuerpo, no rompes estos patrones. Así que es extremadamente importante que, cuando estás vivo y despierto, te esfuerces por ir más allá de estos patrones.

Destruye el patrón y maneja tu vida conscientemente. Por ejemplo, yo estoy hablando ahora: puedo hablar bien sea de forma rutinaria o consciente. Esa es la gran diferencia. No importa si solo me siento y cuento chismes, aún así, diez mil personas quieren escuchar, porque cada palabra se pronuncia de forma consciente, no habitual. Nada es rutinario en esto. Cualquiera que sea el contenido de lo que yo diga, las personas todavía quieren escuchar, porque cada palabra sale conscientemente y eso tiene poder. Si haces cada inhalación y exhalación de manera consciente, de repente tu respiración tiene un tipo diferente de poder. Cada movimiento en tu vida, si lo haces conscientemente, todos y cada uno de los movimientos tiene un poder tremendo. Si quieres conocer el poder de la vida, tienes que ser consciente de ella; de otra manera ni siquiera existe para ti.

Nota del editor: Encuentra más de las ideas de Sadghuru en el libro «Of Mystics and Mistakes» («De místicos y errores»). Descarga el capítulo de vista previa o compra el libro electrónico en Descargas de Isha. (Solo en inglés).