Satsang: Cuando el Creador es tu amigo

Sadhguru explica cómo un satsang no es una reunión cualquiera. Es una oportunidad poderosa para estar en comunión con la fuente de la creación.
Satsang – When the Creator is Your Friend
 

Sadhguru explica cómo un satsang no es una reunión cualquiera. Es una oportunidad poderosa para estar en comunión con la fuente de la creación.

Sadhguru: Cuando decimos «satsang», no estamos hablando de un club de yoga, una asociación o cualquier otro tipo de lugar de encuentro. «Sat» significa «verdad», «sang» significa «estar en comunión con eso». ¿Qué se necesita para estar en comunión con la verdad?

A lo que nos estamos refiriendo como «verdad» es lo que hace que todo funcione aquí. Algo está haciendo girar el planeta, algo está haciendo latir tu corazón, algo está haciendo que todo el cosmos funcione. Esa es la verdad. No tienes que ir a lo más profundo de la galaxia para estar en contacto con esto. Lo más profundo de ti mismo también es la misma cosa. Entonces, ¿por qué no estamos constantemente en contacto con ella? ¿Por qué tenemos que llegar a cierto espacio o presencia para siquiera sentir eso? Esto se debe a que la mente —que debería ser un espejo para mostrar la vida con absoluta claridad—, está funcionando en el prejuicio.

Instrumentos de prejuicio

Cualquiera que sea el tipo de mente que uno tenga, es un cierto tipo de prejuicio. Puedes pensar que eres de mente amplia, pero eso solo significa que tienes un prejuicio amplio, porque la mente no puede funcionar sin identificación. En el momento en el que te identificas con algo, la mente se vuelve prejuiciosa. Algunas personas son muy rígidas acerca de sus prejuicios, otras son un poco flexibles, pero hay un prejuicio. Si dices: «Soy un hombre», tienes un prejuicio masculino. Si dices: «Soy una mujer», tienes un prejuicio femenino. Si dices: «Soy indio», tienes un prejuicio indio. Todo pensamiento, emoción y acción que los seres humanos realizan, sin excepción, proviene de esta variedad de prejuicios.

El problema con la humanidad es que el prejuicio se ha establecido de muchas maneras y está siendo celebrado. Los prejuicios se han concretizado tanto que la gente piensa que mirar más allá de eso es un sacrilegio. Una vez que te has identificado con algo, no puedes pensar, sentir o actuar más allá de eso. Todo estará dentro de ese ámbito. Y el mayor problema es que tú pensarás que tienes toda la razón.

Un satsang no se trata solo de intentar aniquilar una línea de prejuicio. Queremos permanecer más allá del instrumento que fabrica el prejuicio. Dejas todos los prejuicios de lado: no te identificas como hombre, mujer o como cualquier otra cosa, si vamos al caso. No prestas atención a tu cuerpo, mente, pensamientos, emociones: nada. La mente está en marcha, el cuerpo está diciendo: «Esto duele», «Quiero ir al baño», pero tú simplemente te sientas, como un saco, pero alerta.

Satsang significa sentido supremo de la vida. Estar en comunión con este sentido supremo de la vida es de suma importancia para tu existencia.

Puedes pensar muchas cosas sobre ti mismo, pero, después de todo, tu cuerpo es solo un saco de tierra. Si lo pones en la tierra, se vuelve a convertir en tierra en un santiamén. Entonces, si simplemente dejas que el cuerpo se siente allí y mantienes tu estado de alerta, el resto sucederá. No hay que hacer nada más. Un proceso espiritual no es algo que tú haces. Si solo mantienes tu cuerpo y tu mente a un lado, eres espiritual. Si apartas la atención del cuerpo y la mente, y simplemente te mantienes alerta, entra algo más en tu percepción. Cuanto más importancia le des a tu cuerpo y a tu mente, más prejuicioso te vuelves, porque la naturaleza misma del cuerpo y de la mente es prejuicio. Por ejemplo, digamos que un automóvil viene hacia ti; el cuerpo querrá escapar. En ese momento, solo le interesa este cuerpo, no los otros cuerpos. Pero, supongamos que te has enamorado de alguien; te lanzarás a salvar ese cuerpo.

El amor se hace tan importante en el proceso espiritual porque te ayuda a cruzar la línea del prejuicio —que es tan rígida y concretizada que, por lo general, nunca la rompes— y actuar de formas irracionales. Son estas formas irracionales las que hacen que tu vida sea hermosa. Sabiendo esto, en algún lugar profundo de tu interior, guardas un poco de tu vida irracional y sensible. Todo lo demás es analizado, racional y, en último término, estúpido en cuanto a la vida. Hay mucha inteligencia y sentido social en ello, pero no hay ningún sentido de vida en ello.

Cuando el Creador es tu amigo

Satsang significa sentido supremo de la vida. Estar en comunión con este sentido supremo de la vida es de suma importancia para tu existencia. ¿No es la fuente de la vida dentro de ti de suma importancia? Pero si examinas tu vida, tus dientes reciben atención a primera hora de la mañana; tu cuerpo recibe atención, tus uñas reciben mucha atención y tu cabello recibe dos horas de atención. Pero, ¿cuánta atención recibe en un día aquello que es la fuente de tu vida?

Si el Creador dentro de ti se vuelve contra ti, estás acabado. Pero la gente está tratando de vivir sin prestar atención a eso y esperan que todo esté bien. La vida no funciona así. Si no le prestas suficiente atención, comenzará a cobrar su precio. Cuando la carga se vuelve inmanejable, la gente piensa: «Oh, quiero morir». Pero, si mantienes a lo más profundo de la creación o al Creador como tu amigo, ya sea que te quedes por esta tierra durante mil años o que te vayas a la mañana siguiente es algo sin importancia. Así es como debería ser la vida.

Es tan simple, pero hace falta mucho dolor y sufrimiento para que la gente se dé cuenta de esto. ¿Tiene que ir algo drásticamente mal con tu vida para que hagas las cosas correctas contigo mismo? Debes hacer las cosas correctas cuando todo está bien en tu vida. Si esperas a que las cosas salgan terriblemente mal, entonces, incluso si tienes la intención de hacer algo, tu cuerpo o tu mente pueden no tener la fuerza, o las situaciones a tu alrededor pueden no cooperar. Desafortunadamente, la mayoría de los individuos y la humanidad en su conjunto están manejando las situaciones de esta manera.

Mira todo el tema del cambio climático. ¿Es necesario un enorme conocimiento científico o una gran comprensión del planeta para ver que estamos en un camino desastroso? Tal como estamos manejando la Tierra, cualquier tonto puede ver que las cosas saldrán mal. Pero solo lo vemos cuando algo sale terriblemente mal.

Pon las probabilidades a tu favor

Si permaneces en satsang, harás lo que es sensato antes de que las cosas vayan mal con la vida, antes de que sea demasiado tarde. Si lo más profundo de tu existencia se vuelve parte de tu vida cotidiana —no en la imaginación o la creencia, sino como algo vivo—, las probabilidades son muy diferentes para ti.

Si permaneces en satsang, harás lo que es sensato antes de que las cosas vayan mal con la vida, antes de que sea demasiado tarde.

Una vez, Shankaran Pillai fue al bar con su loro mascota. Con gran esfuerzo, le había enseñado a este loro a repetir todo el segundo capítulo del Bhagavad Gita, palabra por palabra. Así que pidió unos tragos y, con voz fuerte, dijo: «¿Alguien quiere apostar? Mi loro puede repetir el segundo capítulo del Gita para todos ustedes». Toda la gente en el bar dijo: «Buuu, has bebido demasiado».

Shankaran Pillai dijo: «Lo que sea que ustedes, amigos, ofrezcan, lo pagaré dos veces si mi loro falla». Confiaba en las capacidades del loro. Todos sabían que esto era dinero fácil, así que sacaron lo que tenían y pusieron el dinero en el mostrador. En total, ascendió a 54 000 rupias. Si el loro recita el Gita, se las queda; de lo contrario, tiene que pagar 108 000 rupias. Entonces, Shankaran Pillai le dijo al loro: «Vamos, Kiki». El loro simplemente dijo: «Kik, kik». Shankaran Pillai dijo: «Vamos Kiki, el Gita. ¡Vamos!». El loro chilló: «Kik, kik». Hiciera lo que hiciera, el loro no decía nada más que «kik, kik». La gente simplemente se rió y Shankaran Pillai tuvo que sacar su talonario de cheques y firmar un cheque por 108 000 rupias.

Cuando llegó a casa, gritó con furia: «¡Idiota! ¿Por qué no hablaste? Durante tantos meses te entrené, ¿por qué no hablaste?». El loro simplemente dijo: «¿Puedes imaginar las probabilidades mañana?».

Si mantienes la boca cerrada por 5 minutos, ni te puedes imaginar las probabilidades mañana. Eso es lo que significa satsang.

Nota del editor: La Fundación Isha lleva a cabo satsangs mensuales en muchos lugares alrededor del mundo. Si has completado cualquiera de los programas de Isha Yoga o Ingeniería Interior en Línea, los satsangs ofrecen un ambiente propicio para revisar tus prácticas y profundizar en tu experiencia. Utiliza el siguiente enlace para encontrar una ubicación conveniente para ti. (Solo en inglés).

También, puedes participar del satsang mensual con Sadhguru, Coqueteos de luna llena, ¡traducido al español y totalmente gratuito! Inscríbete aquí.

Encuentra un centro cerca de ti. (solo en inglés)