¿Te sientes frustrado con la vida? ¡Recuerda la alegría de estar vivo!

Sadhguru analiza cómo la sociedad actual tiende a empujar a las personas a sentirse frustradas con la vida. Se adentra en el por qué la mayor alegría de tu vida es que estés vivo en este momento.
Feel Frustrated With Life? Remember the Joy of Being Alive
 

Sadhguru analiza cómo la sociedad actual tiende a empujar a las personas a sentirse frustradas con la vida. Se adentra en el por qué la mayor alegría de tu vida es que estés vivo en este momento.

Participante: Sadhguru, veo a muchas personas que son cínicas, amargadas y están frustradas con la vida. Sienten que la vida las ha derrotado y se resignan. ¿Cómo evitamos volvernos así, sobre todo más adelante en la vida? ¿Y cómo ayudamos a los demás a salir de esta forma de ver todo como un problema en lugar de una oportunidad?

Sadhguru: Ser cínico, estar deprimido y perder el interés por lo que sucede a su alrededor: estas cosas ocurren en gran medida porque han fracasado en algo. Y es muy fácil fracasar en el modelo social actual. Si observas la vida en cualquier país económicamente desarrollado, una persona normal no puede tener éxito, tienes que estar bastante demente para lograrlo. Todavía no es exactamente el caso en la India, pero vamos en esa dirección. En esencia, la economía es un proceso de sustento para los seres humanos. Pero, hoy en día, ha adquirido un aura celestial. Las fuerzas comerciales han creado una situación en la que la economía es lo más importante en tu vida.

Yo preferiría estar hambriento y vivo que atiborrado y muerto. ¿Cuál es tu elección?

Hubo un tiempo en el que, suponiendo que hubiera una depresión económica en una sociedad o en una nación, todo el mundo aconsejaba ahorrar, no gastar demasiado. Pero, hoy en día, los gobiernos aconsejan gastar: consigue un préstamo y haz compras. No puedes gastar lo que no tienes, es así de sencillo. Pero la mayoría de las sociedades modernas no entienden esto. La gente tiene seis tarjetas de crédito y creen que pueden usarlas todas cuanto les apetezca antes de que la vida los atrape. Como estudiantes, ya tienen un cuarto de millón de préstamo estudiantil. Luego, inmediatamente, tienen que comprar un auto: tienen un préstamo de vehículo. Luego, tienen que comprar una casa: una hipoteca a 30 años. Si hipotecas tu vida durante 30 años, creo que has perdido la sensatez, no tienes ningún sentido de la vida en absoluto.

Tu vida hipotecada

Cuando los seres humanos eran cazadores y recolectores, eran completamente libres. Si un día mataban a un animal, los 15 días siguientes comían de él y simplemente vivían; tal vez tocaban un tambor hecho con la piel del animal y bailaban alrededor de una hoguera o utilizaban sus manos para crear otra cosa. Pero la comida era incierta entonces —estos animales salvajes son rápidos—. Muchas veces, no conseguían matar y todos pasaban hambre. Así que la gente desarrolló la agricultura. En la agricultura, tienes que hacer ciertas cosas en un día concreto, no dos días después. Algunas compulsiones vinieron con eso, pero todavía estaba bien.

En la India, dependiendo de los cereales que cultivaras —no hablo de cultivos comerciales—, trabajabas duro entre 50 y 100 días al año y el resto del tiempo era una serie de festivales. Cada aldea tenía sus propias fiestas a las que acudía la gente de las aldeas circundantes. Todas las bodas eran al menos cinco días de celebración. El trabajo para el sustento era solo de 50 a 100 días al año. Hoy en día, una vez que tienes una hipoteca a 30 años, son casi 365 días. Te guste o no, tienes que ir, y no todo el mundo está preparado para esto, perderán la cabeza después de algún tiempo.

Ahora, además, tienen que pagar un seguro médico y una póliza fúnebre. Cuando están vivos y sanos, la gente paga a plazos su funeral. A no ser que vayas a marcharte de una forma bella, que sea muy útil para todos los que te rodean, ¿por qué te preocupas por cómo se manejará tu funeral cuando caigas muerto? Entiendo y aprecio que no quieras ser una molestia para otra persona, pero ¿qué importa cómo te entierren o te quemen o te den de comer a los perros? Este tipo de preocupación te va a quitar la vitalidad.

Otro aspecto es que, constantemente, tienes que hacer las cosas como una máquina, no por pasión. Toda la sociedad espera que seas una máquina. No te levantas por la mañana porque quieras marcar una diferencia en algo hoy o porque lo que haces tenga sentido o porque quieras hacerlo: se trata de ganarse la vida. Ganarse la vida requiere muy poco. Solo se convierte en un problema cuando quieres vivir como alguien más. Si solo quieres vivir, es muy sencillo: todo ser humano es capaz de esto.

Ganarse la vida solo se complica cuando quieres vivir como alguien más, cuando quieres tener las cosas que tiene tu vecino. Hoy en día, todo el modelo económico del planeta consiste solo en eso, y esto hace que sigan aumentando las tasas de suicidio, el número de personas cínicas, frustradas, y el número de mentes rotas. Eso es porque no hay tranquilidad en tu vida, siempre tienes que hacer algo. Si no vas a la escuela, si no vas al trabajo, algo malo sucederá. Y no puedes cambiar de repente el curso de tu vida y hacer otra cosa. Todo el mundo intenta obligarte a hacer las mismas cosas durante toda tu vida. La riqueza no va a traer libertad a las personas: las va a atar con nudos.

El juego de la comparación

En una ocasión, yo conducía por una zona de lujo de Washington DC donde tienen sus oficinas muchas empresas importantes. Había entre 150 y 200 hombres y mujeres en la acera, todos bien vestidos y obviamente bien empleados. Era la hora del almuerzo, pero no estaban sentados en un lugar agradable, sino comprando perros calientes o lo que fuera en la calle. Cuando me detuve en un semáforo, vi que nadie ni siquiera hablaba con el otro. Todos sostenían algo envuelto en papel y lo mordían como perros hambrientos. Se supone que los seres humanos comen con un poco más de estética.

Estas son todas personas acomodadas, en su mayoría jóvenes, que trabajan en algún empleo cotizado. Pero así es como comen, de pie en la calle. Probablemente todos los días, su almuerzo es así. Si así es como te tratas a ti mismo, si así es como tratas los alimentos que comes y el agua que bebes, si así es como tratas el aire que respiras y toda la vida que te rodea, ¿cómo puedes estar bien? No puedes estar bien.

Lo único es que conduces un auto más caro que tu vecino, ese es el único bienestar que conoces. No puedes conocer la alegría de simplemente estar vivo. Cuando no conoces la alegría de estar vivo, la emoción de conducir un coche mejor que el de tu vecino se irá desgastando poco a poco y te sentirás frustrado. Al envejecer, refunfuñarás por todo. Te volverás irritable y estúpido, no te volverás sabio. Mira a los abuelos de hoy: definitivamente no son sabios. La mayoría de ellos no son una imagen de sabiduría sino de irritabilidad, cinismo, frustración y depresión. O han perdido completamente la memoria y la cabeza porque todo siempre se ha tratado de economía.

Hubo un tiempo en que, cuando la vida llegaba a su fin, siempre tenían algo que alguien podía heredar. Ya no es así. La vida moderna significa que sus ahorros llegan a su fin cuando aún les queda algo de vida. Toda su vida, toda su mentalidad ha girado en torno a cuántos dólares o rupias tienen y lo que ganan. Cuando eso desaparece, naturalmente, se vuelven cínicos, frustrados y deprimidos.

Deja de sentirte frustrado con la vida

Tanto si el mundo va a reajustar su vida o no, es hora de que tú reajustes tu vida. Lo más valioso de tu vida es la vida misma, todo lo demás son solo accesorios. El lugar donde vivo, lo que conduzco, lo que me pongo, lo que como... todo eso son accesorios. En este momento estoy vivo: esta es la mayor alegría. Que vivas de una manera u otra no es el punto, ¿conoces la alegría de estar vivo? Si no conoces esto, ¿qué sentido tiene? ¿Qué sentido tiene vivir en un palacio y ser miserable?

Una vez, hace muchos años, fui a la embajada de Estados Unidos en Chennai y, cuando salí del edificio, había un joven de Andhra Pradesh sentado en la calle y llorando amargamente, como si algo serio se hubiera perdido y esto fuera el fin de la vida. Me acerqué a él y le pregunté: «¿Qué te pasó?». Resultó que había solicitado visa para Estados Unidos y se la habían negado. Esto era el fin para él. Está encarcelado en este país inmenso llamado India. No puede ir a los Estados Unidos. De cualquier manera, la mitad de quienes nacieron y viven allí no pueden sobrellevarlo, pero este joven tiene el corazón roto porque no puede ir allí.

Cuando no conoces la alegría de estar vivo, la emoción de conducir un coche mejor que el de tu vecino se irá desgastando poco a poco y te sentirás frustrado.

No importa el nivel de prosperidad económica que alcances, si no conoces la alegría de tu existencia, todo lo demás se burlará de ti y te hará cada vez más miserable. Cuando eres pobre, al menos tienes la esperanza de que, un día, cuando triunfes, todo va a estar bien. Una vez que la riqueza se extiende por la sociedad, te das cuenta de que esto no lo es todo y surge un profundo sentimiento de frustración.

Todo se vuelve falso: si sonríes, es una sonrisa falsa; si ríes, es una risa falsa; si dices que eres «maravilloso», realmente no lo dices en serio. Toda la sociedad se convierte en una escuela de buenos modales en la que todos aprenden a decir las cosas correctas, pero no hay nada cierto en ellas. Esto no se trata solo de un país, esto le sucederá a todos. Incluso en este país, los segmentos acomodados de la sociedad se vuelven así.

Si crees que hay algo más importante en esta vida que el hecho de que estás vivo ahora mismo, estás destinado a terminar amargado y frustrado con la vida. La velocidad con la que llegues a ese punto es solo una cuestión de tiempo y de situaciones de vida. Debes dejar que se hunda profundo dentro de ti, que la mayor alegría de tu vida es que estás vivo en este momento. Si sabes esto en cada momento de tu vida, si lo compruebas y ves: «Sigo vivo, ¡genial!», ¿qué más quieres? Puede que te preocupe un poco si vas a cenar o no; pero, aun así, yo prefiero estar hambriento y vivo que lleno y muerto. ¿Cuál es tu elección?

Descarga el libro electrónico gratuito «Inner Management» («Administración interior»), donde Sadhguru ofrece herramientas efectivas para mejorar nuestras capacidades, y nos muestra una manera de abrir una nueva dimensión de la vida que nos libera de las influencias externas. (Aún no está traducido al español).

Descarga «Inner Management» («Administración interior»).

Nota del editor: Este artículo se basa en un extracto del ejemplar de noviembre de 2014 de Forest Flower. La revista se publica actualmente solo en formato digital. ¡Suscríbete! (Solo disponible en inglés).