La creación del universo: la historia no contada del Big Bang

Sadhguru examina lo que dice la tradición yóguica sobre la creación del universo, y sobre cómo estamos residiendo en el resultado del 84° Big Bang.
Sadhguru Wisdom Article | Creation of the Universe – The Untold Story of the Big Bang
 

El origen del universo: los sonidos de la creación

Sadhguru: Hoy, la ciencia moderna demuestra que toda la existencia es solo vibración. Esto no es mi invento, es un hecho científico. Donde hay una vibración, tiene que haber un sonido. Tú no eres solo una vibración, eres un sonido. Esto es lo que la ciencia moderna te está diciendo. Y, en algún lugar, tiempo atrás, alguien te dijo que primero fue la palabra y la palabra era Dios.

Este proceso de creación no puede continuar ni por un momento a menos que esté constantemente apoyado por la fuente de la creación, porque la creación no es una cosa terminada, es un proceso en curso.

Una palabra es un sonido. En este momento, si digo: «Sí», tú le asignas un cierto significado porque conoces el idioma español. Si no supieras el idioma español, en lo que a ti respecta, solo estoy haciendo un sonido. Si hablo en un idioma que no conoces, naturalmente pensarías que estoy haciendo algunos sonidos locos. No sabrías si realmente estoy hablando un idioma o inventando algún disparate. Entonces, la palabra es solo un sonido.

En ese contexto dijeron que la palabra es Dios, porque cualquiera que haya mirado de cerca la existencia puede ver que lo que llamas creación y lo que llamas el creador no pueden estar separados. Si los separas, la creación dejará de existir. Este proceso de creación no puede continuar ni por un momento a menos que esté constantemente apoyado por la fuente de la creación, porque la creación no es una cosa terminada, es un proceso en curso. Sin que se involucre la fuente de la creación, ¿cómo podría ser la creación un proceso en curso? Está constantemente involucrada. No puede estar separada. Es por esto que dijeron: «En el principio era la palabra». Eso significa que, cuando comenzó a manifestarse la creación a partir de lo no manifiesto, lo primero que sucedió fue el sonido. Incluso los científicos están de acuerdo en que fue un big bang (una gran explosión). Una explosión significa un sonido.

Rudra, el rugidor, y la sabiduría tradicional yóguica del Big Bang

Déjame decirte cómo explica el yoga la creación desde lo interior. Esta es una cultura dialéctica. Puedo hacerlo todo muy básico si quieres, pero disfrutemos de la cultura. Hay una cierta belleza en la terminología. Debido a que se trata de una dimensión que no está en nuestra percepción lógica, lo mejor es hablar de manera dialéctica. La historia es la siguiente:

Shiva está durmiendo. Cuando decimos «Shiva» aquí, no estamos hablando de una persona o del yogui. «Shiva», aquí, se refiere a «aquello que no es»; aquello que está naciente. «Aquello que no es» solo puede dormir. Y siempre se han referido a él como «El Oscuro».

Mientras Shiva duerme, Shakti viene a buscarlo. Ella quiere que se despierte porque quiere bailar y jugar con él, quiere atraerlo. Inicialmente, él no se despierta. Después de algún tiempo, lo hace. Cualquiera que esté en profundo sueño, si lo despiertas, se enojará un poco. Si estuvieras profundamente dormido y alguien viniera y te diera un codazo, no importaría cuán bella fuera esa persona, te enojarías. Entonces él se enoja, ruge y se levanta. Es por eso que su primera forma y su primer nombre es Rudra. La palabra «Rudra» significa uno que ruge. El primer y único Dios que existió en la cultura india fue Rudra. Rudra significa literalmente alguien que ruge: un Rugidor. Lo llamaron Rudra porque, al comienzo de la creación, es un rugido. Los científicos lo llaman un bang (una explosión). Y los científicos también dicen que, así como hubo un Big Bang (una Gran Explosión), es posible que algún día ocurra un Big Crunch (una Gran Implosión), que es un proceso inverso al del Big Bang, que lo compactará todo aquí y ahora.

Algunos científicos dicen que hubo una serie de explosiones, no solo una explosión. La ciencia siempre ha creído que todo tiene un principio y un fin. Pero, ahora, los físicos están hablando de un universo sin fin. Es una teoría popular que circula en este momento entre la comunidad científica: que el universo puede ser interminable.

El universo sin fin

Paul Steinhardt, quien es el Director del Centro de Ciencias Teóricas de la Universidad de Princeton, ha escrito un libro llamado «Endless Universe» («El universo sin fin»). Me encontré con Paul Steinhardt y, cuando estaba en conversación con él, le pregunté: «¿Es posible que no fuera una explosión sino un rugido, un rugido continuo?».

Al mirar en mi sistema, puedo decir que la creación ha rugido 84 veces y rugirá más, muchas veces más.

Lo pensó, miró muchas cosas y luego dijo: «Es posible. Tal vez no fue solo una explosión, fue un rugido. No sucedió en un instante, sino que rugió durante una cierta cantidad de tiempo y, lentamente, comenzó a suceder la creación». Le pregunté: «¿Cuántas veces crees que podría haber rugido?». Dijo: «No podemos decirlo porque no tenemos forma de saber cuántas veces; pero, obviamente, rugió más de una vez». Entonces le dije: «Algún día, si tu investigación te lleva allí, mantén esto como un punto de guía. Ha rugido 84 veces». Él preguntó: «¿Cómo lo sabes? ¿Sobre qué base estás diciendo esto?». Le dije: «Al mirar en mi sistema, puedo decir que la creación ha rugido 84 veces y rugirá más, muchas veces más». Rugirá por un máximo de 112 veces. Cuando ruja por última vez, no habrá principio ni fin, será una creación perpetua.

Eso está demasiado lejos, pero le dije: «Tú, ten en mente este 84 como una especie de poste guía; y tienes máquinas y matemáticas, has aprendido muchas cosas, trabaja en esto y, algún día, si llegas a un número, llegarás a este número: 84». «¿Cómo es posible esto?», preguntó. Le dije: «Si tomas un árbol que ha sido cortado, la gente mira los anillos del árbol y describe cómo, en los últimos mil años, ocurrió una sequía, ocurrió una lluvia excesiva u ocurrió un incendio. Del mismo modo, si cortas este sistema humano con tu consciencia, en él está escrita la historia misma de esta creación. La creación ha rugido 84 veces».

Este es el octogésimo cuarto ciclo y esto continuará sucediendo hasta que llegue al 112. Solo puede suceder un total de 112. Los otros dos son no físicos. Las 112 creaciones serán de naturaleza física. Las dos últimas serán creaciones perpetuas. Es decir, después de la 112, la siguiente creación ocurrirá en una condición semifísica, no en una condición física. Esa será la número 113. Después de esa, la número 114 es una creación completamente no física, algo no material, que ahora mismo está sin manifestar. Algo no material se manifestará de la manera más sutil posible. Eso es lo que dice el yoga. Shiva ha rugido 84 veces y rugirá 112 veces. Después de eso, ya no rugirá más. Se retirará. Eso significa que la nada será un universo. No será una existencia física.

Basado en esto, porque vives y existes en la octogésima cuarta (84°) creación, y porque tienes 84 chakras de cierta naturaleza, el yoga desarrolló 84 asanas o posturas básicas. Hay 112 tipos diferentes de meditación, pero 84 asanas básicas, porque estas 84 se relacionan con la memoria pasada. El resto es el futuro.

De las 84 creaciones, 83 ya han sucedido y esta, la 84°, todavía está sucediendo. Ahora, así como la creación está en curso, la disolución también está en curso. El proceso de disolución comenzó para algunas creaciones y comenzaron a disolverse. De estas 84 creaciones, veinte todavía están en diferentes niveles de disolución, mientras que las otras están completamente borradas. Solo puedes mirarlas en tu consciencia, al mirar esta creación, porque, de alguna manera, contiene el residuo o la experiencia de todo eso.

El karma de la creación

Así como llevas tu experiencia de vida a todo lo que haces, el proceso de la creación también ha estado llevando la experiencia de cada creación pasada a la siguiente, aunque pueden ser completamente diferentes. Digamos que solías jugar fútbol en la escuela, hace veinticinco años. Ahora, de repente, sucedió que tienes 45 años y un ladrón entró en tu casa. Patearás al ladrón como a un balón de fútbol, no con una patada de karate o una patada de Kalaripayattu u otra cosa. Porque, en algún lugar de tu sistema, todavía está allí tu juego de fútbol, el cual has olvidado por completo, y aparece.

Es posible que hayas jugado al fútbol solo durante tres meses, pero, en algún lugar, el residuo de esa experiencia todavía está arraigado en ti y encuentra expresión en otro lugar, en un espacio completamente no relacionado. Esta es la forma en que estás creciendo todo el tiempo. Esto es lo que llamamos karma.

De lo que estamos hablando es del karma individual, pero también hay un karma universal. Hay un karma de la propia creación, porque la creación misma es un karma. El acto de la creación, ¿no es un acto? Acto significa karma. El residuo de ese karma siempre se está moviendo a la siguiente fase y al siguiente nivel de creación.

Así, han sucedido 83 creaciones en total y la 84° está en marcha. Muchas de las antiguas han logrado disolverse por completo. Solo existen en términos de una huella experiencial en la siguiente, pero no tienen un estado viviente. Sin embago, las veinte anteriores a la actual todavía tienen diferentes niveles de estado viviente. Algunas se han vuelto muy, muy tenues, algunas son un poco más fuertes, algunas son todavía más fuertes, algunas son casi tan reales como esta. Pero están en proceso de disolución, lo que significa que no está sucediendo un proceso activo de creación para ellas.

84 creaciones

Cuando eras niño, digamos que, en un año, producías cien mil millones de células. Cuando cumples 35, se reduce un poco. Cuando cumples 45, se reduce un poco más. Cuando cumples 55, se reduce aún más; cuando cumples 65, se reduce aún más. Llega un momento en que lo que está muriendo es más de lo que eres capaz de reemplazar. Así es como sucede la vejez. Exactamente el mismo proceso está sucediendo con la creación.

Cuando miramos a alguien y decimos: «Karma», solo estamos diciendo que está permitiendo que su pasado se convierta en su futuro.

Siempre está sucediendo la disolución. Incluso en esta creación, siempre está sucediendo la disolución, pero está sucediendo la nueva creación, por lo que está vibrantemente activa. Cuando la nueva creación disminuyó y se detuvo por un tiempo, solo comenzó a ocurrir la disolución y, luego, después de un tiempo, solo quedan huellas de memoria, no queda ninguna huella viva. En este sentido, solo 21 creaciones todavía tienen algún tipo de existencia. Las 63 creaciones restantes han desaparecido por completo. No puedes verlas en ninguna parte, pero puedes verlas como impresiones de memoria dentro de tu propio sistema porque esa impresión y esa experiencia todavía están aquí.

Esta creación es la cosa real. Todas las demás están activas en orden de desvanecimiento. En la creación actual, hay dos: una es la física, que lleva la memoria de todo; otra es la fuente de la creación, que es la base del futuro. Cuando permites que tu pasado se convierta en el futuro, te miramos y decimos: «Es su karma». Eso significa que estás permitiendo que tu pasado sea tu futuro. No hay ninguna nueva posibilidad en ti. Cuando miramos a alguien y decimos: «Karma», solo estamos diciendo que está permitiendo que su pasado se convierta en su futuro. Realmente no hay futuro para esa persona, se repetirá a sí misma.

Caminando el camino espiritual

Cuando dices: «Estoy caminando por un camino espiritual», en un nivel, la afirmación que estás haciendo es que no quieres que tu pasado se repita como futuro; quieres que tu vida avance. No quieres ser parte del ciclo. Cuando decimos: «Es su karma», esto es lo que estamos diciendo: «Él no va a llegar a ninguna parte»; porque, aunque va en un círculo, piensa que es un viaje nuevo. Pero es un viaje nuevo solo porque tiene muy poca memoria.

Todo el mundo está en un estado de demencia. No recuerdan lo que hay antes del vientre materno. Entonces, cada vez que lo atraviesan, parece nuevo. Es como si estuvieras en una máquina caminadora. Se siente como si estuvieras yendo a alguna parte, pero no vas a ninguna parte: eso es karma.

Así que esta dimensión que estás viendo en este momento está en dos niveles: uno ha sucedido, otro está sucediendo. 83 de ellas han sucedido. Si quieres hablar en números, la 83ª ya sucedió, pero, de manera residual, todavía está sucediendo. Esto es igual que decir: sucedió tu nacimiento, pero todavía está sucediendo. Tu muerte también ha sucedido, pero sigue sucediendo. Tu muerte es una conclusión inevitable; ya ha sucedido. En el momento en que naciste, sucedió el primer paso hacia tu muerte, pero todavía está sucediendo. Estás esperando que se complete o quieres que se retrase, pero está sucediendo y ya ha sucedido.

Hay otra dimensión dentro de ti, para la cual no ha sucedido el nacimiento ni sucederá la muerte. Solo si tocas esa dimensión, tienes algo llamado futuro, de lo contrario solo tienes karma. Karma significa que estás repitiendo tu pasado como futuro. Puedes estar cambiando el color, puedes estar cambiando el estilo de cómo lo haces; pero sigue siendo lo mismo, nada diferente. Todavía estás haciendo las mismas cosas que hacía el hombre de las cavernas.

Sadhana para limpiar la memoria de las 84 creaciones

Esta memoria es un ancla. Lanzas un ancla y tratas de mover tu barco: a lo sumo, solo puede ir en círculos. Con la sadhana espiritual, estamos tratando de retirar el ancla o de cortar la cuerda que nos sujeta al ancla para que, cuando lo encendamos, el bote se mueva.

Cuando haces sadhana, estás tratando de cortar todo porque, sin cortar tu ancla, no vas a avanzar.

Toda la sadhana espiritual se basa en esto: que quieres ser libre. Libre no significa que tengas que olvidar, pero tienes que liberarte de la memoria que te gobierna. La memoria no está solo en tu mente. Cada célula de tu cuerpo lleva memoria. Esto es muy claro para nosotros, a través de la ciencia genética y otras cosas, que estás llevando la memoria de tus antepasados y todavía te estás comportando como ellos.

Hay muchos aspectos en el cuerpo que dicen, claramente, que la memoria de estas 84 creaciones todavía está allí en tu cuerpo. Está allí en cada átomo de la existencia. Quieres purificarlo de la memoria, porque esta memoria te da un sentido de pertenencia; pero, al mismo tiempo, esta memoria te ata; no te deja ir. Cuando haces sadhana, estás tratando de cortar todo porque, sin cortar tu ancla, no vas a avanzar. Es esa memoria la que le ha dado integridad y estabilidad a tu cuerpo y a la estructura de quien eres ahora mismo. Este cuerpo no podría ser creado sin esta memoria. Sin el recuerdo del animal unicelular dentro de ti, sin que se transmita toda esa información a través del proceso evolutivo, este cuerpo no puede estructurarse y mantenerse unido.

La memoria no es tu enemiga, es solo que no sabes cómo contenerla. Estás dentro ella, ese es el problema. Ahora quieres salir de ella. Quieres usar la memoria, pero no quieres ser utilizado por tu memoria: eso es sadhana espiritual. Quieres tener un futuro que sea diferente de tu pasado.

 Echa un vistazo al lado místico de la vida con «Of Mystics and Mistakes» («De místicos y errores»). Un libro esencial para cualquier buscador espiritual. (Solo disponible en inglés).