Aprovechar el auténtico poder de la mente

Sadhguru habla de cómo podemos acceder al auténtico poder de la mente, al llegar a Chitta: una dimensión en la que ¡Dios se convierte en tu esclavo!
Harnessing the True Power of Your Mind
 

Sadhguru habla de cómo podemos acceder al auténtico poder de la mente, al llegar a Chitta: una dimensión en la que ¡Dios se convierte en tu esclavo!

Pregunta: Namaskaram, Sadhguru. He estado practicando la meditación Chit Shakti y, algunas veces, me resulta difícil visualizar; pero, con el tiempo, realmente han sucedido cosas. ¿Puedes aclararnos algo sobre eso?

Sadhguru: La meditación Chit Shakti no es solo visualización. En la concepción yóguica, hay 16 dimensiones en la mente humana. Estas 16 dimensiones se dividen en cuatro categorías. Estas cuatro categorías se conocen como buddhi, manas, ahankara y chitta. Buddhi es el intelecto: la dimensión lógica del pensamiento. Lamentablemente, los sistemas educativos modernos y las ciencias modernas se han limitado, en gran medida, a buddhi. Esa es una forma de existencia buddhu (tonta).

La limitación del intelecto

Buddhi, o el intelecto, no puede funcionar sin un cierto banco de memoria o datos. Dependiendo de los datos que tengas, el intelecto juega con ellos. Supongamos que, en tu sistema de memoria, hay 10 GB de memoria. Dependiendo de cuán agudo sea tu buddhi, una persona puede producir con estos 10 GB, digamos, un billón de pensamientos. Otra persona puede producir 10 billones de pensamientos con los mismos 10 GB de memoria.

En la concepción yóguica, hay 16 dimensiones en la mente humana.

Hoy en día, si puedes pensar un poco mejor que otra persona, esto se considera inteligencia. Si alguien dice una cosa y tú puedes decir 10 cosas más sobre eso, puede que seas socialmente listo, pero no eres más inteligente. Desafortunadamente, en los sistemas actuales de educación y académicos, esto lo determina todo. Si puedes realizar más cosas con eso, se te considera inteligente, lo cual no es cierto: solo tienes un buddhi más afilado. El buddhi, de ninguna manera, te llevará más allá de los límites, porque solo puede funcionar basándose en los datos que ya están ahí. Más allá de ellos, no es capaz de acceder a nada.

La memoria de tus antepasados

La siguiente dimensión se llama manas. Manas tiene muchas capas. Pero manas no es solo el cerebro, está en todo el cuerpo. Cada célula en el cuerpo tiene una memoria fenomenal; no solo de esta vida, sino de millones de años. Tu cuerpo recuerda claramente cómo fueron tus antepasados hace un millón de años. De arriba a abajo, hay manas: esto se llama manomaya kosha. En cada célula del cuerpo, hay memoria e inteligencia, pero no intelecto. El intelecto está solo en el cerebro.

Lo que hay en el cerebro es intelecto, no inteligencia. La inteligencia y la memoria están por todo tu cuerpo. Pero nunca se les ha enseñado a las personas cómo utilizar esta inteligencia

En el idioma español, todo queda categorizado como «mente». La idea de que la inteligencia está solo en el cerebro, ha producido seres humanos cuyas consciencias están seriamente constreñidas. Lo que hay en el cerebro es intelecto, no inteligencia. La inteligencia y la memoria están por todo tu cuerpo. Pero nunca se les ha enseñado a las personas cómo utilizar esta inteligencia En cambio, usan su intelecto para todo. No es de extrañar que les estrese cualquier trabajo que les des. Todo el peso recae en una sola de las dieciséis dimensiones de la mente. Es como cargar un camión de dieciséis ruedas e intentar conducirlo con una sola rueda: ¡puedes imaginarte el estrés! Eso es por lo que está pasando el mundo de hoy.

Puede que, apenas y de modo inconsciente, la gente esté usando otras dimensiones de la mente, pero no están entrenados para usarlas. Solo han sido entrenados para usar su buddhi, o su intelecto. Son muy listos. Lo saben todo sobre todo, pero no saben cómo resolver su propia vida. Ni siquiera saben cómo sentarse aquí, en paz y totalmente relajados dentro de sí mismos. Si hay auténtica inteligencia, lo primero que debes descubrir es cómo hacer que la vida suceda. Sabes cómo hacer que el mundo suceda, pero no sabes cómo hacer que tu vida suceda. No sabes cómo manejar tu mente, tus energías, tus emociones o tu cuerpo.

Si les pides a las personas que se pongan en forma, se vuelven tensas. Si les pides que vivan de una manera más natural, se ponen gordas. ¿Dónde está la inteligencia? Solo hay intelecto. El intelecto se ve bien solo por comparación. Supongamos que eres la única persona en el planeta, tu intelecto no significará nada. Tú brillas solo porque hay algunos idiotas a tu alrededor. Por sí mismo, el intelecto no tendrá la más mínima importancia.

El sentido de identidad

El intelecto se conecta directamente con la tercera dimensión de tu mente, llamada ahankara. Ahankara a veces se traduce como ego, pero es mucho más que eso. Ahankara te da un sentido de identidad. Una vez que tu ahankara adopta una identidad, tu intelecto funciona solo en ese contexto. Es importante funcionar más allá del intelecto, porque el intelecto está seriamente esclavizado a tu identidad.

Hay otras maneras de conocer la vida, más allá de las identidades que hemos asumido para nuestra supervivencia en el mundo.

Nuestras identidades, como pertenecer a una cierta nación, comunidad o cualquier otra cosa, son necesarias para nuestra supervivencia en una determinada sociedad. Pero no puedes pensar más allá, porque estás funcionando solo desde tu intelecto y el intelecto tiene su sustento en ahankara. El intelecto solo puede funcionar a lo largo del eje de ahankara. El intelecto no puede trascender esto, porque esa es su naturaleza. Pero hay otras maneras de conocer la vida, más allá de las identidades que hemos asumido para nuestra supervivencia en el mundo.

La inteligencia cósmica

La cuarta categoría de la mente se llama chitta. Chitta es mente sin memoria: inteligencia pura. Esta inteligencia es como la inteligencia cósmica: simplemente está ahí. Todo sucede por su causa. No funciona a partir de la memoria: simplemente funciona. En cierto modo, lo que llamas «cosmos» es una mente viviente, no en el sentido de intelecto, sino en el sentido de chitta. Chitta es el último aspecto de la mente. Se conecta con la base de la creación dentro de ti. Te conecta con tu consciencia.

Chitta siempre está activa; estés despierto o dormido. Tu intelecto se enciende y se apaga. Muchas veces falla, incluso cuando estás despierto. Si chitta, o la inteligencia dentro de ti, no estuviera siempre activa, no podrías mantenerte vivo. Intenta dirigir tu respiración con tu intelecto: te volverás loco. Chitta te mantiene vivo, te mantiene en funcionamiento, hace que la vida suceda. Si tocas esta dimensión de tu mente, que es el punto de enlace con tu propia consciencia, ni siquiera tienes que desear nada, no tienes que soñar con nada: de todas formas, siempre te sucederá todo lo mejor que pueda sucederte.

Lo Divino esclavizado

En el yoga, se llama ishwara pranidhana cuando las personas tocan esta dimensión de la mente. Esto significa que Dios se convierte en tu esclavo: él trabaja para ti. Ya sabes, los yoguis dicen: «Shiva es mi sirviente. Él hace todo por mí». De lo contrario, en cierto modo, yo no estaría aquí. Una vez que sabes cómo acceder conscientemente a tu chitta, simplemente sucederá todo lo necesario de la mejor manera posible. Si te guías por tu intelecto o tu buddhi, hoy piensas: «¡Esto es!»; mañana por la mañana, piensas: «¡Eso es!», y así interminablemente.

Chitta es el último aspecto de la mente. Se conecta con la base de la creación dentro de ti. Te conecta con tu consciencia.

Una vez que sabes cómo mantener conscientemente tu chitta activa, una vez que lo Divino es tu sirviente, cuando alguien realmente eficiente está trabajando para ti, tú no tienes que hacer nada. Solo siéntate; sucederán las mejores cosas: cosas que no podrías imaginar. La gente siempre piensa que, si sus sueños se hacen realidad, su vida será genial. Me parece que esa es una vida muy pobre, porque no puedes soñar con nada que no esté en absoluto en tu experiencia. Mi deseo y mi bendición para ti es que deben sucederte cosas que ni siquiera puedes soñar, cosas que nunca pensaste posibles. Debe sucederte lo que no soñaste: por esa razón no debes soñar.

En lugar de ver cómo profundizar en ti mismo, continúas proyectando ideas estúpidas en el mundo. La gente piensa que hacer eso es una gran cosa. La última vez que estuve en Estados Unidos y alguien me dijo: «Sadhguru, ¿cómo manifiestas todo esto?», yo le contesté: «Yo no manifiesto nada. Solo me entretengo. Tengo un socio muy eficiente [Shiva]. Simplemente se lo dejo a él, y ¡sucede!».

Chit Shakti se refiere a tocar la dimensión de tu mente que es inteligencia pura; sin rastro de memoria, sin rastro de identificación. Está más allá de ahankara, más allá de buddhi, más allá del juicio, más allá de las divisiones; simplemente está ahí, igual que la inteligencia de la existencia que hace que todo suceda. Si accedes a esto, no tienes que preocuparte por lo que ocurra o por lo que no ocurra. Sucederá de un modo que nunca imaginaste posible.

Una vez que tienes acceso a tu chitta, también es un telescopio con múltiples enfoques. Te permite ver cosas que nadie más puede ver —en todas las direcciones—.

Una vez que tienes acceso a tu chitta, también es un telescopio con múltiples enfoques. Te permite ver cosas que nadie más puede ver —en todas las direcciones—. Es tu bola de cristal. Es una lupa que acerca lo más profundo de la vida hacia ti. Para todos los demás, está lejos. Todo el mundo piensa que lo Divino está en algún lugar allá arriba. Dónde exactamente, nadie lo sabe. Todo lo que saben es que parece estar muy lejos.

En el momento en que comienzas a mirar la vida a través de tu chitta —donde no hay memoria—, no hay ninguna sustancia kármica ni división. De repente, lo Divino está ahí, dando en el clavo, en tu cara todo el tiempo. No puedes ignorarlo.

La idea de Chit Shakti no es para estar pidiendo cosas. La idea es que, si suceden fácilmente los arreglos físicos de la vida, podrás dedicar más tiempo a tu bienestar espiritual. Sería estúpido si, solo porque resulta fácil, primero quieres ser millonario, luego quieres ser multimillonario. La intención principal es que tu vida física fluya con facilidad, de modo que manejarla no te ocupe todo el tiempo; entonces tendrás tiempo de sentarte y cerrar los ojos. Por favor, utilízala con este propósito.

Nota del editor: Las meditaciones «Poder de crear», para la paz, el amor, la salud y el éxito (también conocidas como «Chit Shakti») están disponibles en la tienda de descargas de Isha (solo en inglés). Muy pronto, también estarán disponibles en español.