Devoción vs. adicción

Sadhguru responde a un buscador que pregunta sobre la diferencia entre la devoción y la adicción: «La adicción suele ser a sustancias. La devoción es hacia algo que aprecias: solo puedes ser devoto hacia algo que consideras que está muy por encima de ti mismo».
devotion-vs-addiction
 

P: Sadhguru, ¿cuál es la diferencia entre devoción y adicción? También en la devoción, uno está en un estado en el que no puede vivir sin su objeto de devoción. ¿Entonces cuál es la diferencia?

Sadhguru: La adicción suele ser a sustancias. La devoción es hacia algo que aprecias: solo puedes ser devoto hacia algo que consideras que está muy por encima de ti mismo. La devoción no se puede practicar. No puede cultivarse o aprenderse. Cuando estás abrumado por algo o por alguien, naturalmente viene la devoción. Una vez que ves algo o a alguien muy por encima de ti mismo, mucho más allá de ti mismo, entonces es muy natural. La adicción viene porque pruebas algo y te gusta la experiencia de ello. Quieres hacerlo un poco más y un poco más; después de un tiempo, estás atrapado en eso.

Esta cuestión de poner juntas a la devoción y la adicción es porque ambas crean una experiencia placentera o extática dentro de la persona que está involucrada en ellas. La gente se vuelve adicta a algo porque la experiencia es fuerte. Las personas se vuelven adictas al tabaco, el café, el alcohol y varios tipos de drogas porque les está creando una experiencia agradable. Si causara dolor, si los desanimara, no se volverían adictos a eso.

La adicción te encoge, la devoción te mejora... esa es la gran diferencia.

La devoción y la adicción solo están conectadas en el nivel de la experiencia, en ningún otro lugar. Ni siquiera deberías mirarlas juntas, pero, en términos de experiencia, tienen un terreno común. Ambas crean una experiencia sumamente placentera. Lo que significa la devoción es que tus emociones se han vuelto muy dulces. Un devoto puede parecerle un loco a otra persona. Para una persona intelectual, los caminos del devoto pueden parecer completamente tontos. Pero, dime, si puedes pasar 24 horas en total placidez, ¿es eso inteligencia? O atravesar todo tipo de confusión mental que no tiene nada que ver con la realidad, ¿es eso inteligencia? Tienes esta opción en tu vida.

Un devoto es muy inteligente. Hay un profundo sentido de vida involucrado en ello. Ha comprendido que, en última instancia, lo más importante es que, si haces que la experiencia de la vida sea totalmente placentera, nada te enredará. Todo te liberará. Puede parecer tonto para una persona intelectual, pero hay involucrado un sentido muy profundo de inteligencia.

La adicción te empuja a un rincón, te vuelve totalmente excluyente hasta un punto en el que la mayoría de las personas se vuelven neuróticas o se quiebran con la ansiedad y la depresión.

La devoción también causa éxtasis. Hoy en día, las tabletas también se etiquetan como éxtasis. Si hubiera una droga que pudieras tomar y estar extático por el resto de tu vida, cuál es el problema, tomémosla. Pero el problema es que solo te eleva por un tiempo, luego te deja en un estado tan malo y, en el proceso, te arruina por completo. Si tu inteligencia siguiera funcionando y te mejorara en todos los sentidos, no veo qué hay de malo con las drogas. Pero eso no es lo que hace la droga.

Con las drogas y la adicción, se encogen tanto el cuerpo como la mente. Se reducirán las capacidades físicas y se reducirán las capacidades mentales. Como ser humano no estás mejorado, estás destruido. Sin embargo, la devoción te mejora enormemente. Puedes hacer cosas que nunca pensaste que podrías, porque no hay limitación en ti.

La adicción te encoge, la devoción te mejora. Ambas podrían ser experiencias agradables. La adicción puede darte momentos de placer. La devoción te da una sensación constante de placer; pero, lo más importante es que te mejora, te expande y te hace incluirlo todo. La adicción te empuja a un rincón, te vuelve totalmente excluyente hasta un punto en el que la mayoría de las personas se vuelven neuróticas o se quiebran con la ansiedad y la depresión. Así que la una te mejora, la otra te destruye. Esa es la gran diferencia.

Nota del editor: Descubre más sobre el increíble potencial que tiene todo ser humano, en el libro electrónico gratuito,«From Creation to Creator» («De la creación al creador»). Este libro aun no se encuentra disponible en español.