¿El café es lo tuyo?

¿Eres de una de esas personas que no pueden empezar el día sin una taza de café fuerte y humeante? Y, aún así, ¿tienes ese pensamiento persistente en el fondo de tu cabeza, que te dice que lo tienes que reducir? Pues bien, puedes estar seguro de que no eres el único.
Ist Kaffee deine Tasse Tee
 

¿Eres de una de esas personas que no pueden empezar el día sin una taza de café fuerte y humeante? Y, aún así, ¿tienes ese pensamiento persistente en el fondo de tu cabeza, que te dice que lo tienes que reducir? Pues bien, puedes estar seguro de que no eres el único.

Ha habido innumerables debates sobre el café en el mundo; la bebida ha sido culpada de muchos males y también alabada por sus bondades. Hay quienes juran que el café combate la diabetes y la enfermedad de Parkinson, y hay otros que están dispuestos a atribuirle enfermedades cardíacas y el cáncer. Mientras los expertos siguen debatiendo, ¿qué debe hacer el consumidor habitual de café? Quizá, recurrir a Sadhguru en busca de una respuesta...

Sadhguru: Ahora bien, si quieres atribuirle alguna bondad al café: sí, definitivamente te mantiene activo, estimulado y te hace sentir de maravilla. Especialmente, si lo tomas una vez al mes, verás que te hace cosas increíbles, te hace sentir superhumano. Pero, si tomas café todos los días, se incrementa tu dependencia. Tus miedos y ansiedades se alivian durante un rato, pero, después de un tiempo, tu cuerpo comenzará a exigir dosis mayores.

Si dejas de tomar café durante, digamos, dos meses y, luego, bebes una taza fuerte a primera hora de la mañana, verás que te tiemblan las manos. Ahora bien, si tomas café durante seis meses seguidos y lo dejas por un día, te encontrarás teniendo síntomas de abstinencia. Así que, definitivamente, está causando algún daño al sistema, ¿no es así?

Entonces, ¿deberías dejar el café? Lo que tú dejes, es tu elección. Yo nunca te diré que dejes esto o aquello. Lo único que digo es: no vivas aquí como un esclavo de nada, sea lo que sea. En su lugar, aprende a vivir conscientemente. Tanto si es café o cigarrillos o Dios, aprende a vivir conscientemente con todo. Cuánto de qué, solo tú puedes ser el juez de eso. Pero debes entender que, si abusas de los estimulantes durante un periodo de tiempo, habrá un precio. Si piensas: «Después de todo, la vida es corta. En lugar de llegar a los 90, llegaré a los 70»; está bien. No estoy en contra de esta actitud ni estoy en contra del café.

No es algo para ser consumido compulsivamente. Degusta su sabor; bebe la taza más grande un día y disfrútala de verdad, a consciencia. De vez en cuando lo bebes, está bien. Pero, si es algo que tienes que hacer todos los días, entonces, hay un problema. Si tu condición es tal que, si no te tomas tu taza matutina tu día se arruina, entonces, tienes que hacer algo al respecto. Una estúpida taza de café no debería decidir la calidad de tu vida, ¿no es así?

Yo no estoy aquí para decirte lo que debes comer o lo que debes beber. Solo te estoy diciendo lo que te hace esta sustancia. Lo que te hagas a ti mismo debería ser siempre por elección; no lo hagas en la ignorancia. Incluso si caminas hacia tu muerte, debes hacerlo conscientemente; eso es todo lo que estoy diciendo.