Bhakti yoga: la naturaleza de la devoción

¿Cuál es la naturaleza de la devoción y cómo podemos practicar el bhakti yoga? Sadhguru explica cómo un devoto es alguien que tiene la perspectiva correcta de su lugar en la existencia.
 

 

¿Qué es la devoción y cómo podemos practicar el bhakti yoga? Sadhguru explica cómo un devoto es alguien que tiene la perspectiva correcta de su lugar en la existencia.

Sadhguru: Ahora mismo, las únicas cosas que están en tu experiencia son tu cuerpo, tu mente y tus emociones. Las conoces hasta cierto punto y puedes inferir que, si estas tres cosas tienen que suceder de la manera en que están sucediendo, debe haber una energía que las hace suceder. Sin energía, no puede estar sucediendo todo esto. Por ejemplo, un micrófono amplifica el sonido. Incluso si no sabes nada sobre el micrófono, puedes deducir que hay una fuente que lo alimenta.

Estas son las únicas cuatro realidades en tu vida: cuerpo, mente, emoción y energía. Lo que quieras hacer contigo mismo debe estar en estos cuatro niveles. Si usas tus emociones y tratas de alcanzar lo supremo, llamamos a esto bhakti yoga, el camino de la devoción. Si usas tu inteligencia y tratas de alcanzar lo supremo, llamamos a esto gnana yoga, el camino de la inteligencia. Si usas tu cuerpo, o acción física para alcanzar lo supremo, llamamos a esto karma yoga, el camino de la acción. Si transformas tus energías y tratas de alcanzar lo supremo, llamamos a esto kriya yoga, eso significa acción interna. Estas son las únicas cuatro formas en que puedes trabajar contigo mismo.

¿Qué es el bhakti yoga?

Hubo un tiempo en que el factor más dominante en un ser humano era su emoción. Hoy en día, la emoción no es la parte más dominante en ti, pero sigue siendo la parte más intensa en ti. La mayoría de las personas no pueden llevar su cuerpo físico a un nivel de intensidad alto. Se necesita mucho esfuerzo para mantener el cuerpo intenso. La gente puede mantener la mente intensa de vez en cuando, pero muy pocas personas son capaces de mantener una mente intensa. En energía, las personas generalmente no son intensas en absoluto. Solo conocen ciertos momentos de intensidad, no un estado estable de intensidad. Pero la emoción puede ser muy intensa. Si no en el amor, al menos en la ira eres intenso. En alguna emoción eres capaz de ser intenso. Si no puedo hacerte intenso con amor o alegría, si abuso de ti, al menos te volverás intenso con ira; intenso hasta un punto en el que no dormirás en toda la noche. Si te digo, «Por favor, siéntate y permanece despierto. Voy a enseñar yoga», te caerás de sueño. Pero, si abuso de ti, te quedarás despierto toda la noche. La gente enojada no puede dormir, ¿no es cierto? Así que la emoción siempre ha sido el factor dominante en los seres humanos.

Bhakti yoga: usar la intensidad de la emoción

Lo único es que la emoción puede tomar formas diferentes. Puede tomar formas muy dulces y maravillosas, puede tomar formas absolutamente desagradables y horrendas. La cosa es entrenarla para que tome una forma dulce y hermosa. La devoción es una forma de transformar tu emoción de la negatividad a la placidez. Solo fíjate, a las personas que se han enamorado no les importa lo que está sucediendo en el mundo. Tal y como son, crees que son poco realistas. Es solo que han hecho que sus emociones sean agradables, por lo que su vida es hermosa. Ese es el estado del devoto. La devoción es una versión multiplicada y mejorada de una historia de amor. Un devoto está en una especie de historia de amor infalible, porque si te enamoras de un hombre o de una mujer, no actuan como tú esperas, y finalmente surgen algunos problemas. Es por eso que la gente elige a Dios. Es simplemente una historia de amor, y no estás esperando ninguna respuesta. Tu vida se vuelve completamente hermosa porque tu emoción se ha vuelto tan dulce. A través de esa dulzura, uno crece. Eso es devoción.

La devoción es otra dimensión de la inteligencia. El intelecto quiere conquistar la verdad. La devoción simplemente acoge la verdad. La devoción no puede descifrar, pero la devoción puede experimentar. El intelecto puede descifrar, pero nunca puede experimentar. Esta es la elección que uno tiene que hacer.

Devoción: una cuestión de perspectiva

Un diagrama de la ubicación de la Tierra en el Universo en una serie de ocho mapas que muestran, de izquierda a derecha, primero la Tierra, luego el Sistema Solar, después el Barrio Interestelar Solar, la Vía Láctea, el Grupo Galáctico Local, el Supercúmulo de Virgo, nuestros superclusters locales y, por último, el Universo observable.

Cuando te sientes abrumado por algo o por alguien, naturalmente te vuelves devoto. Pero, si intentas practicar la devoción, eso crea problemas, porque la línea entre la devoción y el engaño es muy delgada, te llevará a muchos tipos de alucinaciones. Así que no puedes practicar la devoción, pero puedes hacer ciertas cosas para llegar a la devoción.

Si solo reconoces una cosa, naturalmente te convertirás en un devoto: el cosmos es muy grande. No sabes dónde comienza o dónde termina. Hay cientos de miles de millones de galaxias. En este vasto cosmos, este sistema solar es una pequeña mota. Si el Sistema Solar desaparece mañana, ni siquiera se notará en el cosmos. En esta pequeña mota de sistema solar, el planeta Tierra es una micro mota. En esta micro mota de planeta, la ciudad en la que vives es una súper micro motita. En eso, ¡eres un gran hombre! Este es un grave problema de perspectiva. Es solo por esto que no hay devoción en ti.

Si no puedes imaginar la inmensidad, el telescopio Hubble ha traído todo tipo de imágenes fantásticas que están en Internet. Basta con mirar las fotos y ver lo interminable que es. O sal por la noche, apaga las luces y mira el cielo. No sabes dónde comienza o dónde termina, y aquí estás: una micro super micro motita de polvo, girando en un planeta, sin saber de dónde vienes o dónde irás. Será muy natural para ti ser devoto. Te inclinarás ante todo lo que veas. Si solo te miras a ti mismo con referencia al resto de la creación, no hay otro camino que seguir. Es solo porque las personas han perdido la perspectiva de quiénes son, y cuál es su lugar en esta existencia, que se han convertido en tontos arrogantes.

Con toda nuestra ciencia, no hemos descifrado ni un solo átomo en su totalidad. Sabemos las cosas en trozos y pedazos, sabemos cómo usarlas, pero no sabemos qué son. Si te das cuenta de esto, si observas todo, una hoja, una flor, un átomo, un pájaro, un animal, una hormiga, no puedes entender una sola cosa en su totalidad. Entonces te inclinarás ante todo. Incluso un átomo está más allá de tu alcance. Esa es la naturaleza de la creación. Si prestas atención a la naturaleza de la creación, ¿cómo puedes no ser devoto?

Una cosa simple que puedes hacer es considerar todo en esta existencia como más elevado que tú. Las estrellas están definitivamente más elevadas, pero trata de ver la piedrecilla en la calle como más elevada que tú. De todos modos, es más permanente, más estable que tú. ¡Puede sentarse quieta para siempre! Si aprendes a mirar todo lo que te rodea con atención y cuidado, te darás cuenta de que ni siquiera puedes descrifrar la naturaleza de un átomo en su totalidad. Todo está por encima de tu inteligencia. Todo es más elevado que tú, naturalmente te volverás devoto.

El devoto sabe cosas que tú no puedes siquiera imaginar. Puede comprender cosas con las que tú tienes que luchar porque no hay mucho de él dentro de sí mismo. Cuando estás demasiado lleno de ti mismo, no hay espacio para que ocurra algo más elevado.

La devoción no significa que tengas que ser una persona que va al templo, que hace pooja y que rompe cocos. El devoto ha comprendido cuál es su lugar en la existencia. Si has entendido esto, y eres consciente de ello, caminarás como una persona devota. No hay otra manera de ser. Es una forma muy inteligente de existir.

Nota del editor: «Mystic's Musings» («Cavilaciones de un místico») incluye más de las ideas de Sadhguru sobre la naturaleza de las emociones humanas y el poder de la devoción. Lee la muestra gratis [pdf] o compra el libro electrónico. (Solo disponible en inglés).