3 Historias de Vishnu y Shiva

article Acerca de Shiva
He aquí tres interesantes historias de la tradición sobre Shiva y Vishnu: cuando Shiva perdió su hogar a manos de Vishnu, cuando Vishnu «rescató» a Shiva y una conmovedora historia de la devoción de Vishnu por Shiva.

Shiva y Vishnu: la leyenda de Badrinath

Hay una leyenda sobre Badrinath Aquí es donde vivían Shiva y Parvati. Es un lugar magnífico, a unos 3000 metros de altura en el Himalaya. Un día, Narada se dirigió a Vishnu y le dijo: «Eres un mal ejemplo para la humanidad. Todo el tiempo estás simplemente tirado en Adishesha, y tu mujer, Lakshmi, te sirve constantemente y te consiente tontamente. No eres un buen ejemplo para las otras criaturas del planeta. Por todos los demás seres de la creación, debes hacer algo más útil».

Para escapar de esta crítica y también trabajar por su propia elevación, Vishnu bajó a los Himalayas buscando el lugar adecuado para hacer su sadhana. Encontró Badrinath, un hogar pequeño y agradable, con todo tal y como él pensaba que debía ser: un lugar ideal para su sadhana.

Encontró una casa allí y entró en ella. Pero, entonces, se dio cuenta de que esta es la morada de Shiva —y ese hombre es peligroso—. Si se enfada, es de los que pueden cortarse su propia garganta, no solo la tuya. El hombre es muy peligroso.

Entonces, Vishnu se transformó en un niño pequeño y se sentó frente a la casa. Shiva y Parvati, que habían salido a pasear, regresaron a casa. Cuando volvieron, había un pequeño bebé llorando a la entrada de su casa. Al ver a este niño llorando desconsoladamente, surgieron los instintos maternales de Parvati y ella quiso ir y alzar al niño. Shiva la detuvo y le dijo: «No toques a ese niño». Parvati respondió: «Qué cruel. ¿Cómo puedes decir eso?».

Shiva dijo: «Este no es un bebé bueno. ¿Por qué aterriza él solo en nuestra puerta? No hay nadie alrededor, ni huellas de los padres en la nieve. Este no es un niño». Pero Parvati dijo: «¡Nada de eso! La madre que hay en mí no me permitirá dejar que el niño se quede así», y entró al bebé a la casa. El niño estaba muy cómodo, sentado en el regazo de ella, mirando muy alegremente a Shiva. Shiva sabía la consecuencia de esto, pero dijo: «De acuerdo, veamos qué pasa».

Parvati consoló y alimentó al niño, lo dejó en casa y se fue con Shiva a bañarse en las fuentes de agua caliente cercanas. Cuando volvieron, descubrieron que las puertas estaban cerradas con llave desde adentro. Parvati estaba atónita. «¿Quién ha cerrado la puerta?». Shiva dijo: «Te dije que no recogieras a este niño. Entraste al niño a la casa y ahora él ha cerrado con llave la puerta».

Parvati dijo: «¿Qué haremos?».

Shiva tenía dos opciones: una era quemar todo lo que tenía delante. Otra era simplemente encontrar otro camino y partir. Así que dijo: «Vámonos para otro sitio. Porque es tu querido bebé, no puedo tocarlo».

Así es como Shiva perdió su propia casa y ¡Shiva y Parvati se convirtieron en «extranjeros ilegales»! Deambularon por ahí, buscando un lugar ideal para vivir y, finalmente, se instalaron en Kedarnath. Acaso él no lo sabía, te preguntarás. Tú sabes muchas cosas, pero aun así permites que sucedan.

Cuando Vishnu «rescató» a Shiva

Hay muchas historias en la tradición yóguica que describen la compasión indiscriminada de Shiva y su respuesta ingenua a los anhelos de alguien. Una vez, había un asura cuyo nombre era Gajendra. Gajendra hizo muchas austeridades y se ganó un don de Shiva: que, cuando quiera que lo llamara, Shiva estaría allí con él. Viendo que Gajendra llamaba a Shiva por cada pequeña cosa en su vida, Narada, el siempre travieso sabio de los tres mundos, le jugó una travesura a Gajendra.

Le dijo a Gajendra: «¿Por qué llamas a Shiva una y otra vez? Él responde a cada llamada tuya. ¿Por qué no le pides que simplemente entre en ti y se quede allí todo el tiempo para que sea siempre tuyo?». Gajendra pensó que esa era una buena idea y, por consiguiente, le rindió culto a Shiva. Cuando Shiva se le apareció, le dijo: «Debes permanecer dentro de mí. No debes ir a ninguna parte». Shiva, en su respuesta ingenua, entró en Gajendra en forma de linga y se quedó allí.

Luego, a medida que pasó el tiempo, todo el cosmos echó de menos a Shiva. Nadie sabía dónde estaba. Todos los devas y ganas comenzaron a buscar a Shiva. Luego, después de mucho buscar, cuando nadie pudo divisar dónde estaba, acudieron a Vishnu para encontrar la solución. Vishnu examinó la situación y dijo: «Está dentro de Gajendra». Entonces, los devas le preguntaron cómo podrían sacar a Shiva de Gajendra, porque Gajendra se había vuelto inmortal llevando a Shiva dentro de sí.

Como de costumbre, Vishnu dio con el tipo de truco adecuado. Los devas se disfrazaron de devotos de Shiva y fueron al reino de Gajendra y comenzaron a cantar alabanzas a Shiva con gran devoción. Gajendra, siendo un gran devoto de Shiva, invitó a estas personas a venir a cantar y bailar en su corte. Este grupo de devas disfrazados de devotos de Shiva fueron y, con gran emoción, con gran devoción, cantaron y rindieron culto y bailaron para Shiva. Shiva, quien estaba sentado dentro de Gajendra no pudo contenerse, tuvo que responder. ¡Así que rasgó a Gajendra en pedazos y salió de él!

La devoción de Vishnu por Shiva

Shiva es adorado tanto por los dioses como por los rakshasas, los devas y los asuras, los más altos y los más bajos: para todos, él es la divinidad. El propio Vishnu solía venerarlo. Hay una historia muy hermosa que describe cómo Vishnu era devoto de Shiva.

Una vez, Vishnu le prometió a Shiva que le ofrecería 1008 lotos a Shiva. Fue en busca de flores de loto y, después de buscar en todo el mundo, encontró solo 1007 flores de loto. Le faltaba una. Vino y puso todo delante de Shiva. Shiva no abrió los ojos, solo sonrió porque le faltaba una. Entonces, Vishnu dijo: «Soy conocido como «Kamala Nayana», que significa «Señor de los Ojos de Loto. Mis ojos son tan hermosos como cualquier loto. Así que te ofreceré uno de mis ojos» e, inmediatamente, se arrancó el ojo derecho y lo colocó sobre el linga. Complacido con este tipo de ofrenda, Shiva le dio a Vishnu el famoso Sudarshana Chakra.

Nota del editor: Haz clic aquí para leer muchas más historias interesantes sobre Shiva, el Adiyogui.

Dont want to miss anything?

Get the monthly Newsletter with exclusive shiva articles, pictures, sharings, tips
and more in your inbox. Subscribe now!