Shiva y Shakti: Cómo nacieron los 54 sthalas de Shakti

article Historias de Shiva
Sadhguru narrates the story of how Sati burnt herself up in the ceremonial fire after her father insulted Shiva... Shiva-and-Shakti-How-the-54-Shakti-Sthalas-Were-Born.

Sadhguru: Cuando decimos que Shiva es el destructor, no se trata de destruir el mundo, sino de destruir tu mundo. Tu mundo es esencialmente una acumulación de experiencias e impresiones pasadas. Tu mundo está formado por el pasado. El pasado es lo que está muerto. Solo existe como una ilusión que se filtra en el presente debido a tu proceso de pensamiento, y se proyecta en el futuro a través de tus deseos.

Si no hubiera pensamiento, el pasado no existiría en el presente. El pensamiento es una ilusión y el deseo es una doble ilusión porque el deseo está proyectando constantemente el pasado hacia el futuro. Todo lo que has conocido en el pasado, lo deseas por algo que crees que es mejor que eso. Si quieres conocer la grandeza de la creación, eso es posible solo a través del momento presente que está aquí, ahora mismo. Esta es la única puerta de entrada. Si traes el pasado, te vuelves alucinante. Si creas otra ilusión de futuro, utilizando lo que no existe, ahora la ilusión es tan completa que la realidad queda completamente borrada en tu experiencia de vida.

En la quietud absoluta, no hay pasado. En el movimiento absoluto tampoco hay pasado. Estos son los dos pasajes fundamentales que Shiva encontró para dar acceso a lo que es la creación y la fuente de la creación. Por eso se le representa constantemente como un danzante salvaje o como un asceta que está totalmente quieto.

 

La conspiración para casar a Shiva con Sati

En la tradición yóguica se cuenta que Shiva empezó a pasar de la quietud a la danza y de la danza a la quietud. Todos los demás, los gandharvas, los yakshas, los devas de los tres mundos empezaron a observarlo con fascinación e intriga. Disfrutaban de este movimiento absoluto y de la quietud total, pero no tenían ni idea de la naturaleza de su experiencia. Querían tener un poco de esto.

De la intriga pasaron al interés. Del interés intentaron acercarse un poco más a él, pero no pudieron soportar la intensidad de su danza ni la intensidad de su quietud.

Empezaron a planear y a maquinar cómo podrían llegar a entender esta experiencia que él estaba viviendo. Convocaron una conferencia, que poco a poco se convirtió en una conspiración. Decidieron casarlo de alguna manera. «Debemos tener a alguien de nuestro lado que sea capaz de decirnos cuál es la base de esa experiencia extática, de esa exuberancia y, al mismo tiempo, de esa quietud parecida a la muerte. Parece que disfruta de ambas cosas. Necesitamos una persona que esté dentro».

Sucedieron muchas cosas -no voy a entrar en todo el detalle de la conspiración, porque es una conspiración muy grande. Si quieres una visión interna de Shiva, se necesita una tremenda conspiración, que ellos planearon y tramaron y ejecutaron. Así que hicieron que Shiva se casara con Sati. Él cedió y se involucró completamente y se apasionó absolutamente por ella.

El padre de Sati insulta a Shiva

Permitió que Sati formara parte de su vida. Pero el padre de Sati, Daksha, odiaba a Shiva, su yerno, porque Shiva no es un rey, no se viste bien, está embadurnado de ceniza, come de un cráneo humano, todos sus amigos son toda clase de demonios y duendes y seres dementes. Siempre está en meditación o intoxicación. O está con los ojos cerrados o está en una danza loca. Este no es un yerno para estar orgulloso o para ser visto por ahí.

Algún tiempo después, Daksha quería realizar un gran ritual para el cual invitó a todos los reyes, a todos los dioses y a todos los yaksha. Pero no invitó a Shiva. Shiva y Sati estaban sentados en el bosque y por su amor, Sati intentaba alimentarlo con los frutos del bosque porque era lo único que comían. No tenían casa ni medios adecuados para cocinar, así que solo comían frutas y cualquier otra cosa que llegara como ofrenda.

Entonces vio mucho tráfico, las mejores carrozas, todos los reyes, dioses y diosas yendo a algún sitio totalmente engalanados. Entonces le preguntó a Shiva: «¿Qué es esto? ¿A dónde van todos?” Shiva dijo: «No importa. No tenemos que ir a donde ellos van». Pero ella se emocionó mucho. «¿Adónde va todo el mundo? Mira cómo van vestidos. ¿Qué está pasando?” Él dijo: «No te molestes, estamos bien aquí. ¿Eres infeliz? No. Tú eres feliz. No te preocupes por ellos». Porque él sabe lo que está pasando.

Pero su curiosidad y su excitación femenina no le permitieron quedarse allí sentada y disfrutar de los frutos del árbol. Siguió caminando y detuvo a uno de los carros y les preguntó: «¿A dónde van todos?” Ellos respondieron: «¿No lo sabes? Tu padre está celebrando una gran yagna -un sacrificio- y nos ha invitado a todos. ¿No vais a venir?». Se sintió totalmente perdida cuando supo que ella y su marido no habían sido invitados. Se sintió avergonzada. Pensó que esto no era justo para Shiva. Le dijo a Shiva: «Voy con mi padre. ¿Por qué ha hecho esto?» Shiva dijo: «No me importa. ¿Por qué te alteras? Estamos bien aquí. ¿Por qué tenemos que ir a su sacrificio?»

Pero a ella le dolió mucho este insulto de no haber sido invitada. Dijo: «No, tengo que ir. Debe haber un error. Tal vez la invitación se perdió. No puede ser. ¿Cómo es posible que no nos inviten a ti y a mí? Soy su hija. Debe haber un error. Estoy segura de que él no haría esto. Mi padre no es así». Shiva dijo: «No vayas». Pero ella no quiso escuchar y se fue.

Sati se quema en el fuego ceremonial

Cuando fue al ritual, encontró a todas sus primas hermanas y a todos los que eran alguien estaban allí, completamente ataviados. Pero ella había acudido con la ropa sencilla con la que vivía en las montañas. Así que la gente se burló y se rió de ella. Le preguntaban: «¿Dónde está tu hombre manchado de ceniza? ¿Dónde está ese hombre que no se ha peinado en quién sabe cuánto tiempo?».

Ella hizo caso omiso de todo eso y fue al encuentro de su padre, aún creyendo que debía ser un error. Cuando lo encontró, Daksha se puso furiosa. Pero ella le preguntó: «¿Cómo no puedes invitar a Shiva?». Entonces Daksha maltrató a Shiva de todas las maneras posibles y le dijo: «Nunca permitiré que entre en mi casa».

Ella estaba muy abatida. El fuego del sacrificio estaba encendido. Ella sólo entró en él y se quemó. Nandi y algunos otros que la habían seguido, cuando vieron que esto sucedía, estaban tan aterrorizados que volvieron corriendo a Shiva y le dijeron que Sati se quemó en el fuego del sacrificio porque fue insultada por Daksha.

Shiva crea a Veerabhadra

Shiva se sentó en quietud durante un cierto período de tiempo. Entonces se convirtió en fuego. Se levantó con furia. Shiva arrancó un mechón de su pelo enmarañado y lo golpeó contra la roca que estaba a su lado y produjo un ser muy poderoso cuyo nombre era Veerabhadra. Le dijo a Veerabhadra: «Ve a destruir el sacrificio. Nadie debe obtener nada de ello, incluyendo a Daksha. Cualquiera y todos los que estén involucrados en este sacrificio, ve a destruirlos». Veerabhadra fue con toda su furia y simplemente destruyó el sacrificio, masacró a todos y cada uno de los que se interpusieron en su camino, y sobre todo, empaló a Daksha.

El nacimiento de los Shakti Sthalas

Entonces llegó Shiva, recogió el cuerpo medio quemado de Sati y su dolor era simplemente indescriptible. La puso sobre su hombro y caminó. Caminó con gran furia y dolor. No quiso bajar el cuerpo ni dejar que las llamas consumieran su cuerpo ni darle sepultura. Solo siguió caminando. Mientras caminaba, el cuerpo de Sati comenzó a pudrirse; al pudrirse, se separó en muchas partes y cayó en 54 lugares diferentes. Estos 54 lugares surgieron como Shakti Sthalas en la India. En cada lugar que su cuerpo cayó, una cualidad de «Shakti» se estableció allí. Estos son los principales templos de Devi en la India.

Tres de ellos se supone que son secretos y nadie sabe dónde están, excepto unas pocas personas, pero 51 son conocidos por la gente.

Dont want to miss anything?

Get the monthly Newsletter with exclusive shiva articles, pictures, sharings, tips
and more in your inbox. Subscribe now!