Adiyogui: una presencia emblemática

article Acerca de Shiva
Estamos planeando hacer de Adiyogui una presencia emblemática en el mundo para que la gente entienda que solo el mejoramiento de la percepción mejora, en última instancia, la vida. adiyogi-an-iconic-presence

Adiyogui: una presencia emblemática

Shiva es, en cierto modo, sinónimo del Tercer Ojo. Uno de los muchos nombres asociados con él es «Tryambaka» o «Trinetra»: ‘El de los Tres Ojos’. Debido al Tercer Ojo, él percibe «lo que no es». «Lo que es» es manifestación física; «lo que no es» es no físico. Ahora mismo, lo que no puedes percibir a través de tus cinco sentidos no está en tu experiencia. Si está dispuesto a esforzarse, un ser humano puede ver «lo que no es», lo que no es físico: Shi-va. La aspiración humana a ser algo más de lo que se es ahora mismo ha cobrado demasiadas vidas, ha llevado a demasiadas especies a la extinción: incluso el propio planeta está en peligro. Reunir dinero, propiedades, relaciones, familia o cualquier otra cosa puede hacerte sentir que eres algo más, pero solo en comparación con otra persona. Por ti mismo, nada de ti será mejorado. Solo cuando se mejora tu percepción, se mejora la forma en que experimentas la vida.

Estamos planeando hacer de Adiyogui una presencia emblemática en el mundo para que la gente entienda que solo el mejoramiento de la percepción mejora, en última instancia, la vida. Estamos en el proceso de construir una cara de Adiyogui de 112 pies (35 metros) de altura. El número es a la vez simbólico y científicamente significativo para nuestra existencia, porque él abrió 112 posibilidades para que el ser humano alcance su naturaleza suprema, y hay 112 chakras con los que tú puedes trabajar. Esta imagen de Adiyogui será el rostro más grande del planeta. Junto con la estatua de Adiyogui, saldrá un libro sobre Adiyogui y, con suerte, en los próximos dos años, una película.

La idea de crear un rostro emblemático como este no es construir un monumento más, sino utilizarlo como una fuerza impulsora para transformar el mundo de una masa de creyentes a individuos que buscan la verdad de la vida y más allá. Ya sabes de qué cosas terribles son capaces los creyentes. Todo el conflicto en el planeta, aunque a algunos les gustaría proyectarlo como el bien contra el mal, es esencialmente la creencia de un hombre contra la creencia de otro hombre. En el momento en que crees algo, no importa lo que sea, te vuelves ciego a todo lo demás. Para que los sistemas de creencias funcionen, necesitas un rebaño. Si aplicas tu propia inteligencia y piensas por ti mismo, tu creencia se derrumbará. La naturaleza de la búsqueda es individual. Cada individuo tiene que buscar dentro de él o ella.

Lo más importante es construir esta cultura de una manera tal que sea siempre una búsqueda individual, nunca una religión. Lo bueno de los buscadores es que están alegremente confundidos. Cuando buscas, tienes algo por lo cual esforzarte, pero nada por lo cual pelear. El mundo necesita urgentemente esto. Por la forma en que los seres humanos están empoderados hoy en día, tenemos una capacidad fenomenal para crear y destruir. Cuando nos esforzamos, intentamos crear. Cuando peleamos, destruimos. Creer significa suponer una certeza sobre dimensiones de las cuales realmente no tienes ninguna idea. Esto le dará confianza sin claridad, lo cual es desastroso. Buscar significa pasar conscientemente de la certeza a la incertidumbre. Cuando te adentras constantemente en nuevos terrenos, significa que está progresando de verdad. La certeza proviene de la familiaridad. Cuando das vueltas en el mismo lugar, obviamente no vas a ninguna parte. Las personas que exploran diferentes dimensiones de la vida siempre tienen dudas. Los grandes científicos hablan en términos de «Si…» y «Pero…».

Desvelaremos esta imagen de Adiyogui el próximo Mahashivratri. La gente aquí está trabajando día y noche para cumplir el cronograma. El 25 de febrero de 2017, lo ofreceremos al mundo. Este es un acontecimiento único en la vida. Aquellos de ustedes que se perdieron la consagración del Dhyanalinga, esta es su oportunidad de experimentar algo así y de hacer todo el ruido posible sobre Adiyogui en el mundo. Es muy importante, hoy en día, que la siguiente generación sea buscadora, no creyente, que no pertenezca a un cielo imaginario al cual solo pueden optar después de la muerte. Esto es lo que hace la creencia: te hace estar mortalmente seguro de cosas de las que no sabes nada. Adiyogui es significativo para iniciar un nuevo despertar en el mundo, donde los instrumentos de autotransformación serán comunes. Igual que, hoy en día, la mayoría de las personas del planeta saben cepillarse los dientes, deberían saber cómo mantenerse en paz y con alegría. Los seres humanos deben saber manejar su cuerpo y su mente. Si esto ocurre, los seres humanos se convertirán en un potencial y una posibilidad tremendos.

Ahora mismo, la gente es capaz de hacer de todo una lucha. Esto se debe a que no tienen herramientas para la autotransformación. Es hora de que cambiemos eso, empezando en nuestros hogares y entornos sociales. Podemos crear una cultura en la que nos centremos más en cómo funcionamos nosotros, como seres humanos. Si entiendes cómo funciona tu propio sistema, puedes emplearlo de muchas maneras maravillosas. De lo contrario, vives por accidente, lo que significa que eres ansioso naturalmente. De ese modo, las cosas más simples pueden ser una gran lucha. ¿Qué hace la mayoría de los seres humanos? Se están ganando la vida. Si lo desean, se reproducen. Y un día morirán. Todas las demás criaturas también hacen eso, con bastante efectividad. La cuestión no es que todo lo que han creado los seres humanos es negativo. La calidad de la ciencia y la tecnología, y lo que estas pueden hacer por el mundo, dependen esencialmente del tipo de personas que las manejen. El punto es crear personas que puedan utilizar la ciencia y la tecnología de forma sensata, para mejorar la vida para nosotros y para todas las demás formas de vida en el planeta. No de una manera que sea destructiva para nosotros mismos y para todo lo que nos rodea. No de forma que nos traiga problemas y sufrimiento a nosotros mismos y a todos los demás, que es lo que está ocurriendo en este momento.

Puedes haber notado que los últimos dos o tres veranos han sido más calurosos que nunca. En el Himalaya, puedes ver esto también. En Gomukh, donde nace el río Bhagirathi, el agua brotaba de la boca de la cueva de hielo como una fuente. Ahora el hielo se ha derretido hasta tal punto que puedes caminar un kilómetro dentro de la cueva y solo fluye un pequeño arroyo. Muchos picos que solían estar cubiertos de nieve durante todo el año ya no lo están durante meses. El río Kaveri ya no llega el océano durante casi tres meses al año. En una generación, hemos convertido un río que fue perenne durante muchos miles de años en uno estacional. Lo que todo esto significa es que las herramientas de la ciencia y la tecnología que tenemos están en manos irresponsables. Lo que necesitamos no es más ciencia y tecnología, sino una transformación de los seres humanos individuales. Si no se transmiten a lo grande las herramientas de transformación en la década que se aproxima, se volverá cada vez más difícil que nuestros hijos vivan bien en el mundo.

Es mi deseo y mi bendición que nosotros, como generación, tengamos el privilegio de hacer que esto suceda para las generaciones futuras.

Acabamos de empezar un nuevo ciclo solar. En muchos sentidos, los próximos doce años van a ser el periodo dorado para el movimiento espiritual en el planeta. Si hacemos las cosas correctas en la próxima década más o menos, dará frutos mucho más fácilmente. El intelecto humano está más preparado que nunca para algo así. Las cosas están encajando: 2016 coincide con situaciones similares a las que había cuando Adiyogui enseñó por primera vez. Todas estas cosas son buenas para nosotros. Es mi deseo y mi bendición que nosotros, como generación, tengamos el privilegio de hacer que esto suceda para las generaciones futuras. Queremos utilizar a Adiyogui como una presencia emblemática para hacer que esto suceda. No lo estamos promocionando como un dios, sino como un yogui. Un dios significa que tienes que rendirle culto. Un yogui significa una posibilidad. Queremos crear espacios en los que se ofrezcan herramientas de transformación a todos los que vengan, más allá de la raza, la religión, el género y el credo. El primero ha ocurrido en Tennessee. No se ofrecen milagros, no hay lugar para hacer peticiones: solo sadhana; pero el número de personas que acuden allí aumenta cada día.

Si creamos el ambiente necesario, se desarrollarán lugares similares, donde la gente pueda recibir herramientas para la transformación, en todas partes del mundo. Si se crean la integridad y poder espacial necesarios, la gente vendrá invariablemente. Hoy en día, más personas que nunca están buscando. Más gente que nunca está decepcionada con cualquier sistema de creencias que se propague. Una gran masa de personas sigue aferrándose a su creencia, aunque no tenga ningún sentido para ellos, simplemente porque no ven una alternativa mejor. Es nuestra responsabilidad asegurarnos de que encuentren una alternativa mejor, porque en ello está el bienestar del mundo.

Si queremos un mundo pacífico, necesitamos seres humanos pacíficos. Si queremos un mundo amoroso, necesitamos seres humanos amorosos. Si queremos un mundo sensato, necesitamos seres humanos sensatos. Si estamos interesados en crear el tipo de seres humanos con los que queremos vivir, con los que queremos que el mundo esté habitado y con los que queremos que nuestros hijos vivan, tenemos que asegurarnos de que, en los próximos diez o doce años, todo niño, antes de cumplir los diez años, aprenda un proceso sencillo, en el que al menos cierre los ojos y se siente durante siete a diez minutos. Todos ser humano en el planeta debería conocer alguna herramienta sencilla de autotransformación. A menos que llevemos esto a sus vidas, la violencia y el desastre continuarán y se multiplicarán en el mundo. Para 2050, se prevé que haya unos 9700 millones de personas en el planeta. Cuanto más concurrido se ponga, más intensas se volverán las situaciones. Si tenemos que vivir muy de cerca, es muy importante que la gente sea lo más agradable, pacífica y alegre posible. Es por eso que las herramientas de transformación se vuelven súper importantes.

Quiero que todos ustedes, de alguna manera, se aseguren de que todos en el mundo sepan acerca de la revelación de Adiyogui. No todo el mundo empezará a hacer yoga en el momento en que vea su cara, pero la palabra «Adiyogui» irá actuando poco a poco en ellos. El mundo entero debería saber que se está haciendo algo para crear seres humanos más agradables. Este es el asunto más fundamental para cualquier generación: dejar el mundo un poco mejor que como lo encontramos. En cuanto al medio ambiente, no podremos revertir, en nuestro tiempo de vida, la destrucción que se ha producido. Pero, al menos, podemos dejar a la gente en mejor estado. Si son pacíficos y alegres, estoy seguro de que arreglarán el medio ambiente. Hagamos que esto suceda.

Dont want to miss anything?

Get the monthly Newsletter with exclusive shiva articles, pictures, sharings, tips
and more in your inbox. Subscribe now!