El chakra Agna: claridad más allá del color

En esta parte de nuestra serie sobre los siete chakras, Sadhguru describe el chakra Agna, sus cualidades, su conexión con el estado de «vairagya» y su asociación con el Centro de Isha Yoga.
 

Los 7 chakras: dimensiones místicas de los siete chakras del cuerpo

Agna y vairagya

Sadhguru: El Agna es la fuente del conocimiento. Es el nivel más alto de discernimiento. Para usar una analogía, tú sabes que la luz blanca se compone de siete colores básicos. Si la luz tuviera un solo color —digamos que fuera púrpura— solo sería útil para ciertos fines, mientras que la luz incolora es útil para todo. Generalmente la llamamos luz blanca, pero, en realidad, es incolora: tú no la ves. Puedes ver la fuente de la luz y puedes ver un objeto que refleja la luz, pero no puedes ver la luz como tal. Solo cuando algo detiene la luz, puedes verla. Como tal, la luz es incolora. Esta luz incolora puede ser refractada en siete colores. Agna es incoloro. Por eso Agna se relaciona con vairagya, un estado incoloro o más allá del color, que te permite tomar cualquier color sin que deje rastro en ti. Supongamos que ponemos luz roja, azul o amarilla: todo se ve diferente. La luz incolora te permite ver todo con claridad, tal y como es. Del mismo modo, si te estableces en el Agna, lo verás todo tal y como es.

Libertad interior

El nivel de libertad que te da el hecho de que las cosas externas no decidan lo que ocurre dentro de ti es tremendo, y la cantidad de energía que tienes para invertir en las cosas que importan dentro de ti es fenomenal. Las cosas de afuera no te interesan, porque las has visto tal y como son. Imagina que ves a un hombre o a una mujer con todos los órganos, los intestinos, el hígado, etc. Muchas personas que han estudiado medicina me han dicho que, después de asistir a clases de anatomía y disecciones, no querían casarse. No querían tener nada que ver con ningún cuerpo, porque han visto lo que hay adentro. Al menos, así es como se sentían al inicio. Tal vez, más adelante, sucumbieron a sus necesidades corporales.

Es muy importante que el ver las cosas como son venga acompañado de dulzura de emoción. Este equilibrio entre la claridad y la dulzura de las emociones es necesario si quieres tocar el Agna.

Si empiezas a ir más allá de las limitaciones normales de la percepción y empiezas a ver todo tal y como es, sin compensar esta claridad con dulzura de emoción, no querrás involucrarte más con el mundo. Cuando ves todo como es, puede que pierdas completamente el interés por todo. Simplemente lo miras todo y nada significa algo para ti. Pero sería un error pensar que vairagya significa no involucrarse. El no involucrarse sucede cuando empiezas a ver las cosas como son, pero sin dulzura de emoción. Entonces, o bien te sentirás disgustado, frustrado, o no te involucrarás, te vuelves distante. Si el discernimiento puro viene sin un sentido de éxtasis, no te puedes involucrar con la vida. Es muy importante que el ver las cosas como son venga acompañado de dulzura de emoción. Este equilibrio entre la claridad y la dulzura de las emociones es necesario si quieres tocar el Agna.

El Agna e Isha

El símbolo del Centro de Isha Yoga es un triángulo con un círculo alrededor de él: este es el símbolo del Agna. Si conoces a alguien, lo primero que le muestras es tu cara. Por lo general, la gente te reconoce por la cara. Esto no significa que tu cara sea lo único que importa —las cosas reales que hacen que esta vida funcione están dentro de ti—. Incluso en el Centro de Isha Yoga, lo primero que mostramos a la gente es el Agna, porque eso es lo más aceptado en el mundo. Las personas que hacen sadhana en el Agna siempre serán veneradas. Si pusiéramos el Vishuddhi al frente, nos etiquetarían como bichos raros. Si pusiéramos el Anahata al frente, la gente pensaría que somos un montón de confundidos. Pero si ponemos el Agna al frente, la gente lo considera bonito y realmente espiritual. El rostro es siempre el Agna, porque el Agna es claridad. A mí se me valora en este mundo por mi claridad. La gente ni siquiera conoce muchos otros aspectos de lo que soy. No digo que la claridad no sea importante, pero no lo es todo. Por sí misma, la claridad creará desinterés, distanciamiento y retraimiento de la vida. Si ves todo como es, no querrás jugar el juego, a menos que tengas dulzura en las emociones. Debes estar desbordando éxtasis en tu interior. Entonces, aunque no signifique nada, aun así juegas.

Nota del editor: El libro 2-en-1 de Sadhguru, «Emotion: The Juice of Life» («La emoción: el jugo de la vida»), examina toda la gama de emociones humanas y cómo convertirlas en peldaños en lugar de obstáculos con los que te tropiezas. El libro 2-en-1 está disponible en Flipkart y Amazon. (Aún no se encuentra disponible en español).