Aumenta tu consciencia alimentaria

Mark Hyman —médico estadounidense, asesor médico de Bill y Hillary Clinton, y autor de éxitos en ventas del New York Times—, se reunió con Sadhguru en el Día Mundial de la Paz de 2014 para explorar asuntos de salud y bienestar.
Raise Your Food Consciousness
 

Mark Hyman —médico estadounidense, asesor médico de Bill y Hillary Clinton, y autor de éxitos en ventas del New York Times—, se reunió con Sadhguru en el Día Mundial de la Paz de 2014 para explorar asuntos de salud y bienestar. En este extracto, exploran cómo no se trata solo de qué alimentos comemos, sino también de cómo comemos.

Mark Hyman: Mientras pensaba en la mayor amenaza para la paz mundial y la solución, se me ocurrió que es algo que podría caber en tu bolsillo. Y, si lo hacemos correctamente, con esta sola herramienta, podemos curar enfermedades crónicas, las cuales están en aumento en todo el mundo. Más de 50 millones de personas mueren cada año a causa de enfermedades prevenibles causadas por el estilo de vida, en comparación con 20 millones que mueren a causa de enfermedades infecciosas.

Porque, lo que ponemos en nuestro tenedor, lo determina todo sobre nuestro mundo.

No solo es la única y mayor amenaza para el desarrollo económico mundial, con un costo de 47 billones de dólares en los próximos 20 años —lo cual es más que el producto interno bruto anual de las seis naciones más grandes juntas—, sino que también amenaza nuestros océanos, nuestros suelos y nuestro aire. Es uno de los mayores contribuyentes al cambio climático, a la inestabilidad política y a la falta de capacidad para cuidar realmente a nuestra población en todo el mundo. Y, sin embargo, si lo hacemos bien con esta herramienta, tenemos la capacidad de resolver todos estos problemas.

¿Sabes cuál es esta herramienta? Está en mi bolsillo. Es un tenedor. Porque, lo que ponemos en nuestro tenedor, lo determina todo sobre nuestro mundo. Determina lo que sucede con nuestra salud, con las tierras en las que cultivamos nuestros alimentos, el aire que respiramos y el agua que bebemos. Determina la estabilidad o inestabilidad de los gobiernos y sociedades de todo el mundo. Aún así, es algo de lo que nadie realmente está hablando. Cuando hablamos de amenazas a la paz mundial, solo hablamos de ISIS y de la inestabilidad en el Medio Oriente, lo cual es definitivamente real e igualmente importante.

 

Nadie está hablando de este otro problema. El mayor problema que enfrentamos como raza humana, hoy en día, es: ¿cómo creamos un mundo saludable? Porque un mundo saludable es un mundo pacífico. Un mundo donde estamos enfermos y con sobrepeso, y agobiados por la enfermedad y el costo de esas enfermedades, es un mundo muy inestable, inseguro y nada pacífico. Por lo tanto, hoy vamos a hablar de algunos de estos problemas, con suerte proporcionaremos algo de contexto, y algunas soluciones para ellos también.

Los problemas económicos y los problemas de salud están conectados, y vemos esta carga económica cada vez mayor en nuestra sociedad. Estados Unidos está gastando 2,8 billones de dólares en atención médica este año [2014], lo que representa cerca del 16% de la economía, y el 84% de ello es para enfermedades crónicas como la diabetes, enfermedades cardíacas y enfermedades relacionadas con la obesidad: problemas prevenibles en el estilo de vida. Y, sin embargo, nuestro sistema de salud no los aborda, porque parece que la solución está fuera del consultorio del médico; está más en nuestras propias manos, en nuestros propios corazones y en nuestras propias mentes. Entonces, una pregunta es: ¿cómo podemos llegar a empoderarnos más para tomar esto en nuestras propias manos? Me encantaría escuchar tus pensamientos sobre esto.

Sadhguru: Siendo hoy el Día Mundial de la Paz, hablemos de la comida en el contexto de la paz o la violencia. Esencialmente, tratamos nuestros cuerpos violentamente, vivimos violentamente y, luego, esperamos que el mundo sea pacífico. El mundo es bastante pacífico sin los seres humanos. Lo único que crea violencia es la manera como vivimos en este planeta. Tal como lo mencionó Mark, hay situaciones muy violentas y brutales en el planeta, como batallas o guerras. Necesitan ser manejadas, no hay duda al respecto; pero la violencia cotidiana con la que vivimos también tiene que ser atendida.


 
Cada año, estamos matando 53 000 millones de animales terrestres y más de 100 millones de criaturas marinas. Cuando causamos tanta violencia, que seamos sanos y pacíficos no va a suceder. No solo la calidad de los alimentos que consumimos: cómo los consumimos, cuán insensiblemente o cuán conscientemente, es muy importante. Hay todo un montón de conversaciones sobre qué consumir, pero difícilmente hay alguna orientación o esfuerzo por concientizar a la gente sobre cómo consumir los alimentos. Acabo de leer en algún lugar que el 20% de las comidas estadounidenses se consumen en automóviles.

Tradicionalmente, en Oriente, siempre nos han enseñado cómo deberías estar cuando la comida entra en tu cuerpo, en qué condición debes estar, en qué postura debes estar, cómo deberías acercarte a ella; estas son cosas muy importantes en Oriente. Si el 20% de las comidas se comen en automóviles, ¡tal vez otro 20% se come en los bares! No se cuántas personas se sientan realmente a la mesa y comen una comida conscientemente, con un cierto sentido de involucramiento con la comida y con la gente a su alrededor. Creo que hay suficiente conocimiento sobre el contenido de los alimentos hoy en día en el mundo; pero, aun así, la gente también tiene que hacer los cambios necesarios, aparte de unos cuantos superficiales tal vez.

Aparte del contenido de los alimentos, lo cual definitivamente tiene un gran impacto, cómo los consumes es igualmente importante.

Aparte del contenido de los alimentos, lo cual definitivamente tiene un gran impacto, cómo los consumes es igualmente importante. Ya sea que comas un animal, un vegetal o cualquier otra cosa, esencialmente, la comida es un pedazo de vida. Algo que era una vida por sí mismo se convierte en una parte de ti. Una vida se transforma en otra, eso es lo que significa comer. No es solo digestión: es una vida fusionándose con otra.

Cuando pones otro pedazo de vida en ti, cómo se fusiona con tu cuerpo y qué produce esto dependen de cómo mantengas tu química mientras comes. Cómo deberías ser, cuándo deberías comer, en qué postura deberías sentarte y cómo deberías darle la bienvenida a la comida en ti mismo; estas cosas se ignoran por completo hoy en día. Ahora mismo, la batalla es sobre qué consumir. Eso, en sí, es un gran desafío y Mark lo está asumiendo.

Mark Hyman: Es muy cierto. En realidad, si las personas comieran conscientemente los alimentos que están comiendo actualmente, probablemente no los comerían más. De hecho, había un paciente que estaba desesperado por perder peso, pero estaba muy ocupado. Él me decía que tenía que ir a Burger King cada vez que almorzaba, pedir dos whoppers grandes y comerlas rápidamente. Le dije: «Quiero que te comas cada bocado conscientemente, que lo saborees y realmente lo disfrutes». Regresó unas semanas más tarde y me dijo: «Lo intenté. Fue asqueroso. No pude comerlas más». Dado que, a menudo, estamos comiendo inconscientemente, ni siquiera percibimos el efecto en nuestro cuerpo. Creo que el poder de los alimentos es enorme, tanto para causar enfermedades como para curarlas. La calidad de los alimentos que comemos determina la calidad de nuestra salud; y la consciencia con la que comemos nuestros alimentos también determina cómo ese alimento es metabolizado por nuestro cuerpo. Esos son fenómenos reales.

El azúcar y la harina pueden causar depresión, acné e, incluso, infertilidad. Pero, a pesar de que tienen un enorme impacto en nuestra salud, son el principal alimento que comemos en este país.

Y el problema en este país es que la industria alimentaria, literalmente, ha secuestrado nuestro sistema alimentario y ha producido proyectos científicos hechos en fábricas que son altamente adictivos y que crean enfermedades. Y las maneras en que los cultivamos tienen grandes impactos en nuestro medio ambiente, al degradar nuestras tierras, nuestro suministro de agua y nuestro aire. La agricultura industrial contribuye en gran medida al cambio climático, y los alimentos que cultivamos con ella tienen un impacto enorme en nuestra salud.

Los alimentos procesados están llenos de azúcar y harina. El estadounidense promedio come 152 libras de azúcar y 146 libras de harina cada año, la cual actúa igual que el azúcar en el cuerpo. Combinadas, esto es casi 1 libra de azúcar y harina al día. Esto causa enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes tipo 2 y Alzheimer, que ahora la llaman diabetes tipo 3. El azúcar y la harina pueden causar depresión, acné e, incluso, infertilidad. Pero a pesar de que tienen un impacto enorme en nuestra salud, son el principal alimento que comemos en este país.

Si comes comida real, cambia tu mecanismo regulatorio natural, para que no comas en exceso. Comes la cantidad correcta de comida y, por lo tanto, mantienes un peso saludable.

Muchas de las calorías que comemos provienen del azúcar, hasta un 20%. Creo que tenemos que examinar el sistema alimentario, cómo nos afecta y cómo podemos lograr un cambio. Tomar las decisiones correctas todos los días sobre lo que ponemos en nuestro cuerpo es un acto muy revolucionario. Yo creo que todos necesitamos empezar una revolución en nuestras propias cocinas, en nuestros propios cuerpos, en nuestros hogares, con el fin de cambiar la tendencia y transformar el mundo hacia un estado más pacífico. Porque la manera en que comemos actualmente está impulsando gran parte de los trastornos de salud, la inestabilidad económica y, en últimas, la inestabilidad política y las amenazas a la paz.

Todos tenemos ese poder, en cada comida. Podemos votar tres veces al día con nuestro tenedor, y esto tiene un impacto enorme más allá de tu propia salud. Probablemente, la cosa más importante y poderosa que puedes hacer todos los días es decidir lo que vas a poner en tu tenedor, y la elección es tuya. No siempre puedes controlar cuánto comes, porque eso es manejado por las hormonas y la química cerebral, la cual es regulada por la calidad de los alimentos que comes. Si comes azúcar y alimentos procesados, en realidad te da hambre y desacelera tu metabolismo. Si comes comida real, cambia tu mecanismo regulatorio natural, para que no comas en exceso. Comes la cantidad correcta de comida y, por lo tanto, mantienes un peso saludable.

Cuerpo de comida

Nota del editor: El libro está disponible bajo la modalidad «Nombra tu precio». Paga lo que quieras o haz clic en «Reclamar gratis». «Food Body» («Cuerpo de comida») analiza el tipo de alimentos con los que el cuerpo se siente más cómodo y explora las formas más apropiadas de consumir tales alimentos. El folleto de 33 páginas es un primer paso para sintonizar con tu cuerpo y averiguar qué le conviene más. (Pronto estará disponible en español).

Se publicó una versión de este artículo originalmente en la revista Forest Flower, de mayo de 2015. La revista está disponible actualmente en formato digital. ¡Suscríbete! (Solo en inglés).