Mahashivratri, «La gran noche de Shiva» es el evento más significativo en el calendario espiritual de la India.  Sadhguru explica qué es lo que hace que esta noche sea tan importante, y cómo podemos aprovecharla.

Sadhguru: En la cultura india, en algún punto, habían 365 festivales en un año. En otras palabras, ellos siemplemente necesitaban una excusa para celebrar cada día del año. Estos 365 festivales fueron atribuidos a diferentes razones y a diferentes propósitos de vida. Estos 365 festivales estaban ligados a razones distintas, y a propósitos diferentes de la vida.  Estaba hecho para celebrar varios eventos históricos, victorias o ciertas situaciones en la vida como la siembra, la plantación, la cosecha. Para cada situación había un festival.  
Pero Mahashivratri es de una importancia distinta.

El decimocuarto día de cada mes lunar o el día antes de la luna nueva se conoce como Shivratri. De entre todos los doce Shivratris que ocurren en el calendario al año, Mahashivratri, el que sucede entre febrero y marzo, es el de mayor importancia espiritual. En esta noche, el hemisferio norte del planeta está posicionado de tal manera que hay un aumento natural de energía en el ser humano. Este es un día en el que la naturaleza nos empuja hacia nuestra cumbre espiritual. Es para aprovechar esto que, en esta tradición, establecimos un cierto festival que dura toda la noche. Para permitir que este aumento natural de energía encuentre su cauce, uno de los fundamentos de este festival de toda la noche es asegurarse de que te mantengas despierto y con tu espina dorsal en forma vertical a lo largo de toda la noche.

 Después de muchos milenios en meditación, un día se quedó absolutamente quieto. Ese día es Mahashivratri.

Mahashivratri es muy significativo para las personas que están en el camino espiritual. También es muy significativo para las personas que se encuentran en situaciones familiares, y también para los ambiciosos del mundo. Las personas que viven en situaciones familiares observan Mahashivratri como el aniversario de bodas de Shiva. Aquellos con ambiciones mundanas ven este día como el día en que Shiva conquistó a todos sus enemigos.

Para los ascetas, es el día en que Shiva se volvió uno con el Monte Kailash. Se volvió como una montaña; absolutamente quieto. En la tradición yóguica, Shiva no es alabado como un dios, sino que se le considera el Adi Guru, el primer gurú de quien proviene la ciencia del yoga. Después de muchos milenios en meditación, un día se quedó absolutamente quieto. Ese día es Mahashivratri. Todo movimiento en él se detuvo y se quedó completamente quieto, por lo que los ascetas ven Mahashivratri como la noche de la quietud.

La relevancia espiritual de Mahashivratri

Más allá de las leyendas, por qué este día y esta noche se consideran tan importantes en las tradiciones yóguicas es debido a las posibilidades que le ofrece al buscador espiritual. La ciencia moderna ha pasado por muchas fases y, hoy en día, ha llegado a un punto en el que están ahí para demostrarte que todo lo que conoces como vida ─todo lo que conoces como materia y existencia─, todo lo que conoces como el cosmos y las galaxias, es una sola energía que se manifiesta a sí misma en millones de maneras.

Este hecho científico es una realidad experiencial en todo yogui. La palabra «yogui» significa «aquel que ha descubierto la unicidad de la existencia». Cuando digo «yoga», no me refiero a ninguna práctica o sistema en particular. Todo anhelo por conocer lo que no tiene límites, todo anhelo por conocer la unicidad de la existencia es yoga. La noche de Mahashivratri ofrece a una persona la oportunidad de experimentar esto.

Sadhguru realiza Pancha Bhuta Aradhana en el Dhyanalinga

Shivratri es el día más oscuro del mes. Celebrar Shivratri cada mes, y el día en particular ─Mahashivratri─, casi parece como una celebración de la oscuridad. Cualquier mente lógica se resistiría a la oscuridad y naturalmente optaría por la luz. Pero la palabra «Shiva» significa literalmente «lo que no es». «Lo que es», es la existencia y la creación. «Lo que no es» es Shiva. «Lo que no es» significa que, si abres los ojos y miras a tu alrededor, si tu visión es para las cosas pequeñas, verás mucha creación. Si tu visión está realmente buscando cosas grandes, verás que la mayor presencia en la existencia es un vasto vacío.

Generalmente se notan mucho unos pocos puntos que llamamos galaxias, pero el vasto vacío que los contiene no es notorio para todos. Esta inmensidad, este vacío sin límites, es lo que se conoce como Shiva. Hoy en día, la ciencia moderna también demuestra que todo viene de la nada y vuelve a la nada. Es en este contexto que Shiva, el vasto vacío o la nada, es conocido como el gran señor, o Mahadeva.

Todo anhelo por conocer lo que no tiene límites, todo anhelo por conocer la unicidad de la existencia es yoga.  La noche de Mahashivratri ofrece a una persona la oportunidad de experimentar esto.

Cada religión, cada cultura en este planeta, siempre ha estado hablando de la naturaleza omnipresente y omnipotente de lo divino. Si lo observamos, lo único que puede ser verdaderamente omnipresente, lo único que puede estar en todas partes es la oscuridad, la nada o el vacío.

Generalmente, cuando las personas están buscando bienestar, hablamos de lo divino como luz. Cuando las personas ya no están buscando bienestar, cuando están viendo más allá de su vida en términos de disolución, si su objeto de veneración y su sadhana es la disolución, entonces siempre nos referimos a lo divino como oscuridad. 

La luz es un breve acontecimiento en tu mente. La luz no es eterna, es siempre una posibilidad limitada porque sucede y termina. La mayor fuente de luz que conocemos en este planeta es el Sol. Incluso la luz del sol, podrías detenerla con tu mano y dejar atrás una sombra de oscuridad. Pero la oscuridad lo envuelve todo, en todas partes. Las mentes inmaduras del mundo siempre han descrito a la oscuridad como el diablo. Pero cuando describes lo divino como omnipresente, obviamente te estás refiriendo a lo divino como oscuridad, porque solo la oscuridad es omnipresente. Está en todas partes. No necesita ningún apoyo de nada.

La luz siempre viene de una fuente que se está quemando a sí misma. Tiene un principio y un final. Siempre proviene de una fuente limitada. La oscuridad no tiene ninguna fuente. Es una fuente en sí misma. Lo impregna todo, en todas partes; omnipresente. Así que, cuando decimos Shiva, es este vasto vacío de la existencia. Es en el regazo de este vasto vacío que toda la creación ha sucedido. Es ese regazo de vacío al que nos referimos como Shiva.

En la cultura india, todas las antiguas oraciones no se trataban de salvarte a ti mismo, protegerse o mejorar la vida. Todas las antiguas oraciones siempre han sido: «Oh Señor, destrúyeme para que pueda llegar a ser como tú». Así que, cuando digo Shivratri, que es la noche más oscura del mes, es una oportunidad para que uno disuelva lo que lo limita; para experimentar lo ilimitado de la fuente de la creación, la cual es la semilla en todo ser humano. 

La luz siempre viene de una fuente que se está quemando a sí misma. La oscuridad no tiene ninguna fuente. Es una fuente en sí misma.

Mahashivratri es una oportunidad y una posibilidad para llevarte a ti mismo a esa experiencia del vasto vacío dentro de cada ser humano, que es la fuente de toda la creación. Por un lado, Shiva es conocido como el destructor. Por otro lado, se le conoce como el más compasivo. También se sabe que es el más grande de los dadores. La tradición yóguica está llena de muchas historias sobre la compasión de Shiva. Las formas de expresión de su compasión han sido increíbles y sorprendentes al mismo tiempo. Así que Mahashivratri también es una noche especial para recibir.

Es nuestro deseo y bendición que no pases esta noche sin conocer al menos un momento de la inmensidad de este vacío que llamamos Shiva. Permite que esta noche no sea solo una noche de desvelo, sino que esta noche sea una noche de despertar para ti.