Nada de dar y recibir, solo florece como la primavera en tu corazón

¿Cómo equilibrar el dar y recibir en la vida? Un dicho común en la lengua tamil advierte que tanto el que siempre da como el que siempre recibe se arruinarán. Sadhguru responde a este aforismo, explicando que quien está en sintonía con el proceso de la vida, quien es como la primavera dentro de sí mismo, dará naturalmente lo que sea necesario.
No Give & Take, Just Spring in Your Heart
 

P: Hay un dicho popular en tamil que significa: «La familia que siempre dona se arruina, la familia que siempre recibe también se arruina», ¡tanto el que da como el que recibe!  

Sadhguru: En esencia, se refieren tanto a siempre recibir y vivir de la ayuda, como a dar indiscriminadamente por tu idea de bondad, no por lo que la situación necesita. Si das porque sientes que al dar estás siendo bueno o que comprarás un boleto al cielo, definitivamente no está bien. Pero cuando ves una necesidad, si no estás dispuesto a dar lo que sea que puedas dar, no eres humano en absoluto.

El dar y recibir ha llegado a la vida humana esencialmente como un sustituto de la humanidad.

Así que dar no es el problema. El problema surge cuando das no porque la situación lo necesita, sino para tu satisfacción propia. Esto sucede porque los seres humanos están buscando su felicidad y su paz de tantas maneras extrañas. Creen que si dan hoy, conseguirán la paz en otro lugar. No, la paz y la alegría ocurren solo dentro de ti.  
 
Si tu humanidad está encendida, darás donde sientas que es necesario. Yo ni siquiera lo llamaría dar: compartir es muy natural para un ser humano. Nuestra alegría se multiplica en cualquier cosa solo compartiendo. Si te pasa algo bueno, naturalmente quieres compartirlo porque un ser humano es un ser social.

No enseñes moralidad, fomenta la humanidad

Por desgracia, siempre hemos intentado enseñar bondad a la gente, no a tener sentido humano. En lugar de fomentar la humanidad en el corazón humano, siempre estamos tratando de enseñar la moral de la bondad. Tanto si das porque crees que irás al cielo como si das porque te dará plenitud o satisfacción, esto sigue siendo una transacción. Es solo un negocio.

Estas ideas de dar y recibir han llegado esencialmente porque hemos perdido el sentido de la vida.

Si le das un plato de comida a un mendigo solo para tener algo de tranquilidad, es un intercambio realmente injusto. La paz vale mucho más que un plato de sobras de comida. Quien ha perdido la paz sabe el valor de lo que significa: no puede sentarse, estar de pie o dormir cuando le pasa eso. Si puedes comprarla con un plato de comida a un mendigo, o dando un poco a otra persona, creo que es un intercambio injusto.  
  
El dar y recibir ha llegado a la vida humana esencialmente como un sustituto de la humanidad. Por «humanidad», me refiero a ser humanitario: humanidad como una cualidad. Cuando pones a dormir tu humanidad, necesitas que te recuerden, «Por favor, da dos veces al día, recibe cuatro veces al día». ¡Esa es la única proporción que la gente aceptará! Si dices, «Da cuatro veces al día y recibe dos veces al día», nadie estará de acuerdo.

 

En sintonía con el proceso de la vida

Si entiendes el proceso de la vida, no hay realmente un toma y daca. La vida está tan interconectada. Si inhalas y exhalas, se produce una transacción entre tú y la vida vegetal que te rodea. Esto no es una elección. Esta es la forma en que ocurre el proceso de la vida. Si estás en sintonía con esta constante transacción de dar y recibir —o simplemente compartir— en tu vida, estarás en sintonía con el proceso de la vida. De lo contrario, crearás resistencia contra el proceso de la vida al tener ideas diferentes a la forma en que ocurre la vida, y lentamente empezarás a sufrir.

Si eres como la primavera en tu interior, estarás alegre y serás exuberante. Nadie tendrá que decirte cuándo dar, cuándo recibir.

Si miras a la mayoría de la gente en este mundo, no se ven como la primavera. Se ven como si estuvieran en las profundidades del invierno. Sus corazones se han congelado simplemente porque no están en sintonía con la vida que les rodea. Para todas las demás criaturas de este planeta, la naturaleza ha fijado estaciones. Un árbol florece en una cierta estación. Un animal se aparea en una cierta estación. A los seres humanos, la naturaleza los dejó libres, sin estaciones.

La naturaleza confió en tu inteligencia y consciencia de que, si te ponen a elegir, naturalmente elegirás estar de la mejor manera posible todos los días del año. La naturaleza creyó que serías primavera los 365 días, pero la gente ha elegido ser invierno los 365 días. Intermitentemente, la primavera destella de vez en cuando. Sonríen solo cuando les hacen cosquillas.  
 
Estas ideas de dar y recibir han llegado esencialmente porque hemos perdido el sentido de la vida. Si tenemos algo de sentido de la vida, entendemos que la vida es una transacción constante. Nadie puede vivir excluyendo todo lo demás. Hay algo más allá, que es absoluto. Pero la vida como la conoces hoy en día, en términos de cuerpo, mente y emoción y el mundo que te rodea, es una transacción constante, nadie puede evitarla.

Si la evitas, la vida te extraerá un precio tan terrible que no habrá ninguna primavera en tu cara ni en tu corazón. Es como vivir justo encima de la tumba. El 90% de los seres humanos viven justo encima de la tumba en sus estados de ánimo y actitudes. Si eres como la primavera en tu interior, estarás alegre y serás exuberante. Nadie tendrá que decirte cuándo dar, cuándo recibir. Sabrás qué hacer con la vida.

Nota del editor: ¿Buscas más inspiraciones de Sadhguru? Recibe diariamente la sabiduría de Sadhguru en tu teléfono u otro dispositivo: suscríbete gratis a Daily Mystic Quotes.